Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hasta que te conozco {Killian}
Jue Nov 20, 2014 7:39 am por Kaya Vasíliev

» Deberes y pendientes (Thor Hadarson)
Miér Nov 19, 2014 9:13 am por Lisbeth Rivers

» Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh
Mar Nov 18, 2014 2:17 pm por Adam Meissner

» Morning Ms. Clark {Emmy}
Mar Nov 18, 2014 3:51 am por Dorian Bordeaux

» Maybe a little more (Thomas Cooper)
Dom Nov 16, 2014 5:56 am por TJ Cooper

» VIP Exclusive Night (Brian Hoffmann)
Sáb Nov 15, 2014 8:57 am por Brian C. Hoffmann

» Prueba 0 Matt Coulson
Vie Nov 14, 2014 12:16 pm por Angelus Cooper

» Something Wicked this way comes [Anne Meissner]
Vie Nov 14, 2014 8:45 am por Anne Meissner

» A grandes males, grandes remedios [Dorian]
Jue Nov 13, 2014 1:37 am por Angelus Cooper

video del foro
foros hermanos


Afiliados Elite





Afiliados normales

ACTUALIZADAS AFILIACIONES 30/08
Licencia Creative Commons

New Vampire World creado por Angelus Cooper / AlexT. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
El Rol New Vampire World está basado en una obra de creación propia de los administradores de NVW. La base sobre la que se sostiene New Vampire World tiene todos los derechos reservados a la administración y al creador del foro Ángelus Cooper. Cualquier tipo de plagio y/o manipulación de imágenes gráficas, historia, personajes o demás documentos será denunciado.



VISÍTANOS TAMBIÉN EN:

Premiados


MEJOR PJ MASCULINO
LORENZO CASTIGLIONE
MEJOR PJ FEMENINO
ANNE MEISSNER
MEJOR ESCRITOR/A
LISBETH RIVERS
MEJOR USER
NOMBRE PJ
¿Sabías que...
Emma le tiene fobia extrema a los hospitales?

Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Dom Dic 23, 2012 10:34 pm

Plenilunio.


Miro el firmamento y ahí está ineludible, mirándome
impasible con su pálida y redonda cara, parece reírse de mí.


Siento la llamada desde lo más profundo de mi alma. El lobo
aúlla, se revuelve en mis entrañas. Quiere salir. Desea salir. Exige ser libre.


Los músculos se tensan, me arde la piel y comienzo a
desnudarme dejando la ropa sobre el asiento trasero de mi todoterreno,
simplemente cierro la puerta sin activar el cierre centralizado, la llave está
en los bolsillos de mis pantalones. Cuando me alejo lo suficiente del vehículo,
adopto una postura cómoda sobre la fragante y fría hierba. Mis dientes empiezan
a rechinar. Los huesos crujen emitiendo varios chasquidos y el dolor… el dolor
tan sumamente reconocido comienza a punzar mi sistema nervioso, desde las uñas
de los pies hasta las raíces de los cabellos de mi cabeza. Mi columna se arquea,
noto como si fuese a partirse en dos y cuando creo que ya no puedo resistirlo
más, todo se diluye, se va desvaneciendo y solo siento.


Lo siento todo.


La visión del lobo se
amolda a su entorno y aúlla a la luna. Tras el saludo, acecha las sombras
grises, más allá, la negrura impenetrable para el animal, donde el bosque es
más espeso y apenas traspasa la claridad de la Luna entre el denso follaje.



Otea el horizonte y
olisquea el suelo. Se siente seguro y emprende la caminata, guiándose en todo
momento por sus sentidos.



No tarda mucho tiempo
en encontrar a una presa: Un joven venado pastando y alejado de su manada.



El lobo acecha para
encontrar el instante idóneo para abatir inmediatamente a su presa distraída,
se lanza a morder las patas traseras, provocando su caída y haciéndola
vulnerable, es en ese momento cuando el depredador se tira a morder la yugular,
aplastando con fuerza la tráquea. En cuestión de minutos el lobo hambriento
empieza a saciar su apetito dando buena cuenta de su presa de esa noche.



Cuando su hambre ha
sido calmada, el animal busca un arrollo en el que beber. Después sigue su
incursión natural por el bosque, marcando el territorio sobre señas
anteriormente delimitadas.



Tras horas deambulando
por el bosque, se acerca a una gruta conocida para el animal donde poder
descansar y dormir.



Al despertar siento un regusto metálico en la boca, algo
pastosa. Me desperezo sobre la tierra y me incorporo apoyándome en la roca fría
y húmeda de la pequeña cueva. Ya es de día, la luz se filtra por la entrada de
la gruta. Soy consciente de que estoy desnudo, tengo frío, tengo que salir e ir
a por mi ropa.


Recorro a toda prisa el trecho que me separa de la gruta y
mi todoterreno, corriendo, cualquier humano que me viera en estos momentos tan
madrugadores atravesando el bosque desnudo, seguramente pensaría de mí que
estoy loco.


Sonrío para mis adentros cuando avisto a unos metros de
distancia mi solitario coche.


Con la carrera he entrado en calor, aún así hace frío, abro
la puerta del auto, recojo mi ropa y me visto con tranquilidad.


Una vez ataviado me quedo embobado mirando el paisaje que tengo
ante mis ojos, pensando en todos los momentos que he pasado ahí, al principio de
forma inconsciente, con los años esto había cambiado de forma notable.
Prefiero aquellos momentos en los que he tenido la compañía
de mi familia o algún miembro de la manada, no era lo mismo que cazar solo. No
siempre podíamos coincidir. Rodney solía estar más ocupado que yo, tenía una
familia que cuidar, más desde que viniera a este mundo Noomi, mi pequeña
sobrina a la cual adoro, deseaba que nunca tuviese que sufrir en carnes propias
el martirio que supone la maldición de los licántropos. Esperaba que nunca
tuviese que lidiar con ello.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 24, 2012 7:48 am

Música ... música y más música era todo lo que retumbaba en mis oídos; cuerpos contorsionandoce de un lado a otro, algunos de ellos moviendoce a mi al rededor.
Sentía su calor, vivo palpitante la delicia de aquellos corazones latiendo era el ritmo que deseaba oír y estrechar por siempre.
Cerré mis ojos de pie en medio de la pista de baile, moviendo mi cuerpo de un lado a otro delicadamente de alguna manera atraería a alguien lo sabia... Un chico alto, rubio con ojos azules y un corazón desbocado que latía intensamente por los nervios de tocarme. Era él ... era mi presa de la noche.

Sentí sus manos recorrer mis caderas y pegue mi cuerpo al de él, musculoso, perfecto podría pasar como un dios griego para cualquier chica humana.
Menee mi cabeza, mis caderas, mis brazos sujetaron los de él. Su corazón seguía con ese latido tan preciso y melodioso.
La noche transcurrió y yo agazapada en sus fuertes brazos, queriendo quedarme en ellos para siempre. Hasta que se ofreció a llevarme a un lugar más ... 'tranquilo'. Una vez más demostraba cuan galante era como todos los demás hombres solo buscaban satisfacer sus necesidades carnales y si bien entonces yo estaba en mi derecho de hacer lo mismo pero con sus vidas.

El callejón oscuro y silencioso con algunas gotas de lluvia perdida que caían sobre los charcos recién formados. Apenas si alumbrado por la triste luna que nos observaba como si ella supiera lo que estaba por acontecer, esa misma luna que me había visto atacar a tantos hombres antes, ella quien les advertía que mi belleza era solamente la muerte, ninguno de esos hombres jamas habían escuchado advertencias.
Mi compañero nocturno ... por ahora, me azoto con fuerza contra la pared y salvajemente beso cada parte de mi cuello, sentía sus manos recorrer mi cuerpo entero, un poco de repugnancia llego hasta mis sentidos.

Placentero fue el momento donde tuve la oportunidad de ver su cuello desnudo contra aquella luz de luna, lamí un poco antes de encajar mis colmillos. Su corazón palpitante y lleno de excitación no dejo ni un momento su feroz marcha, escuche su gemido contra mi oído, probablemente pedía que me detuviera pero era tarde su sangre pasaba atravez de mi garganta llenándome de vida ... la vida de la que yo carecía y el poseía, forcejeo tal vez unos minutos antes de que el ritmo cardíaco se detuviera, entonces la dulce melodía se había callado.... para siempre.

Solté el cuerpo inerte sobre un basurero sintiéndome momentáneamente triste por él, por mi, por esta noche. Encendí el cuerpo y mientras las llamas danzaban felices mi corazón, porque a un tenia uno, se oprimió sintiendo el coraje y la envidia que me causaba ver aquello seres mortales irse mientras yo permanecía en este vació mundo.
Suspiré al girar para irme, las calles de Nueva York estaban igual que cada noche, siempre tan desquiciantes, frías, inclusive molestas. Arta de todo aquello corrí como no lo había hecho en años, huía si así se podría decir. Atravecé el bosque hasta adentrarme lo suficiente para poder trepar en los arboles pero no sin antes quitarme las zapatillas color rojo que hacia juego con el vestido. Mis rizos caían libremente atravez de mis hombros y ese vestido perfecto para la ocasión dejaba ver la mayor parte de mis blanquiscas piernas.

Mire hacia el horizonte, sabia a la perfección que el sol estaba por salir, ese astro al que tanto le temía, vislumbre el anillo en mi dedo flaco y paliducho. Tragué saliva sin necesitarlo estaba bastante acostumbrada a ello, querer pretender que era humana a un. No solía confiar en nada ni nadie, me daba miedo que el anillo fallara y yo terminara calcinada en medio del bosque.

Los primeros rayos del sol, me intimide con ello, los rayos se alzaron ... más y más. Cerré los ojos fuertemente mientras temblorosa sobre la rama del árbol el sol golpeaba ferozmente mi cuerpo haciéndome sentir una ráfaga fría pero caliente a la vez. Reí, reí tan fuerte pues llena de gozo ante la hazaña, el anillo había funcionado. ¡Me había funcionado!.

Brinque por unas ramas más pareciendo un pequeño mono araña brincotear de aquí para haya. Hasta que vi ... en realidad no sé bien lo que vi. ¿Un chico? ¿Un chico a mitad del bosque mirando el amanecer?. Eso si que era nuevo.
Pero mi alegría iba más haya que cualquier otra cosa, acababa de alimentarme y acababa de sentir los rayos del sol por primera vez en años, tantos que no los recordaba con exactitud. De un brinco estruendoso caí sobre algunas hojas secas a unos metros atrás del chico y su todoterreno.

-Gozando del paisaje? - Pregunté calmada y suavemente sin moverme de donde había caído obviamente de pie, a un con mis zapatillas en la mano y mi ahora sucio vestido un poco rasgado por las ramas, al igual que mi cabello con algunas hojas en redadas así que probablemente no escondía lo que era mucho menos por las gotitas de sangre en la parte de enfrente del vestido casi por el busto.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 26, 2012 4:03 am

Absorto en mis pensamientos más íntimos no soy consciente de
lo que ocurre a mi alrededor, no en esos momentos hasta que vi caer a una mujer
desde las ramas de un árbol.

Durante un par de segundos me sorprendo, acto seguido de la
sorpresa paso a la tensión. Su olor me ha sobrevenido con intensidad.

Una vampiresa.

—No des ni un paso más —le advierto amenazante respondiendo
de este modo a su pregunta.

A priori sus intenciones no parecen peligrosas, pero, ¿quién
puede fiarse de un vampiro, nuestros enemigos acérrimos? Estoy seguro de que en
cuanto baje la guardia se lanzara a por mí yugular.

—¿Qué quieres? —pregunto mirándola inquisitivo, no pasan
desapercibidas las manchas de sangre reseca de su vestido rasgado.

De pronto, en ese mismo instante me asalta una terrible
duda; «¿me está persiguiendo?...» No puede ser, me habría dado cuenta, sin
embargo hay una posibilidad de que la sanguijuela que tenía ante mis ojos pretenda
darme caza o simplemente, aniquilarme.

—«No te emparanoies» —el pensamiento cruza de manera fugaz
por mi mente—. «No, no estoy paranoico, sé muy bien de lo que son capaces de
hacer…»

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 26, 2012 11:17 am

El chico delante de mi estaba vestido casualmente pero había algo extraño en él cosa que en verdad no me intereso mucho, a un que normalmente a mí no me interesaba mucho de nada.
Pronto él se puso a la defensiva como si de alguna manera yo fuera atacarlo, lo que en cierto punto era cierto pero que no iba a hacer a un qué ¿él como pudo haberlo sabido? Ni que fuera adivino para saber que soy. A menos que…. Me negué la idea de que él llegase a ser pues de la especie contraria a mí, la que nos odiaba y nos cazaba a un que también los humanos nos hacían aquello.

- Tranquilo .- Levante ambas manos mostrándome tan solo armada por un par de zapatillas que colgaban en mi mano derecha. - No voy a herirte, está bien? .- Dije con dulzura pero sin dar ni un solo paso, simplemente quedándome inmóvil.
Pronto pregunto ariscamente mis razones, lo que me pareció grotesco es decir, quien en todo este mundo podría creer que yo viéndome tan frágil podría dañar algo o alguien?. Quiero decir, solo una especie creería eso, solo una, era fácil de deducir sin embargo si era así él estaba a la defensiva por algo, tal vez escondía algo importante.

- Pareces tenso .- Ataqué con burlesco tono, entrecerrando mis ojos y por primera vez retándole abiertamente al dar un paso hacia él. - Como si estuvieras escondiendo o escondiéndote de alguien.- Sonreí mostrando así un par de hermosos colmillos característicos de mi especie, fui cínica y adrede, lo que me tenía sin cuidado.

Probablemente no atacaría o al menos eso deseaba finalmente yo peleando no era exactamente buena… así que jugar era mi fuerte, pelear no tanto. Pero tenía un punto a mi favor, era bastante escurridiza.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 27, 2012 12:47 am

Empiezo a convencerme de mi paranoia ya que me dice que me tranquilice y añade que no va herirme, más pregunta por mi estado…

Durante los segundos que permanece en silencio, sumándosele el mío, mido las posibilidades, analizo, pros y contras.

Sus colmillos me sacan de toda duda, es más que probable; me está dando caza o eso pretende.

Cuando da un paso hacia mi persona, gruño con ferocidad enseñando los dientes, para un humano es una sonrisa, para un vampiro una amenaza creciente. Me muevo con velocidad salvando la distancia que nos separa, en el corto trayecto ya he desenfundado una de mis estacas. Dispuesto a todo por defenderme.

Me abalanzo a por la vampiresa, una de mis manos sujeta su cuello, ejerzo la suficiente presión para mantenerla inmovilizada y asegurarme de que sus colmillos están a la suficiente distancia de mi cuello, la mano que sostiene la estaca apunta directamente a su pecho.

Acerco mi rostro a su rostro, su olor característico invade mis fosas nasales anulando cualquier otro aroma y siseo entre dientes: —Eres tú quien debería esconderse de mí criatura —estamos tan cerca el uno del otro que la punta de mi nariz roza su piel carente del calor humano, mis ojos fijos en los suyos mirándola inhumano, en el fondo de mis pupilas el lobo pugna por salir y sesgar su cuello a dentelladas, entretanto, aprieto como un torniquete mi mano sobre su tráquea, de la misma manera, empujo la estaca sobre su pecho clavándose la punta en la carne sin llegar a atravesarla—. Antes de que acabe con tu miserable vida, vas a decirme quién te ha enviado a por mí.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 27, 2012 9:46 am

Un par de colmillos nada agradables son prueba suficiente para saber que es él, me quedo sería probablemente poniendo el mayor gesto de desagrado hacia él incluso mezclado con miedo pues sabía bien que yo no puedo pelear por más que así lo desee porque no soy buena en ello adema de que la fuerza que poseo no es equivalente ni siquiera a los de mi especie, así que esperar mucho en contra de él es nulo.
El paso que había dado a él, lo retrocedo con miedo, si eso es, le temo, suelto las zapatillas y antes de que estas toquen el piso me veo sometida por su terrible fuerza, su mano alrededor de m cuello y la escena que a continuación contemplo es una estaca contra mi pecho, una maldita y jodida estaca puede arrancarme de la existencia eterna.
- Mierda .- Logro decir a regañadientes cuando rápidamente pongo mi mano sobre la que él tiene contra mi cuello y entierro mis uñas grotescamente. - Maldita bestia suéltame!.- Miro sus ojos furiosos que hasta cierto punto me dan miedo, contemplo su rostro y logro percibir su aroma está demasiado cerca de mí, su nariz roza mi piel y eso no es nada lindo, deseo quitármelo pero mis escasas fuerzas no sirven para eso.
Cierro los ojos haciendo un gesto de dolor, la estaca esta enterrándose en mi pecho, arde, duele, entre abro mis ojos mirando la estaca y luego sus fulminantes ojos sobre los míos.
-¿Qué has dicho?.- Frunzo mi frente mirándolo desconcertada, pues este tipo tiene graves problemas mentales pero … mis encuentros anteriores con alguien como él no habían sido tan … fastidiosos de hecho habían sido amables pero cortos.
Mi cuello presionado me impedía hablar normalmente así que para no desesperarme puse mi otra mano sobre la que tenía la estaca con miedo de que eso fuera hacer que la enterrara más y terminara con mi existencia. - Yo...- Presione ambas manos alrededor de las dos suyas, la que tenía contra mi cuello sangro, lo que me alegro pero no se me antojo.- No trabajo para nadie y si …. Si… .- me esforcé más .- quisiera dañarte o matarte no habría hecho esa torpe entrada.- espeté finalmente con algo de dolor en mi voz.- piénsalo genio!.- ataqué a su ego no hacía falta ver que si no podía liberarme de ese simple agarre, menos podría pelear contra alguien como él a un que … él no sabía eso.
Lo mire fijamente y con honestidad pues si bien, yo no era de ningún clan, ni quería serlo, nunca jamás además de que no servía para eso. Volví a cerrar mis ojos deseando que al menos suavizara su agarre.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 27, 2012 10:10 am

Conozco bien a los de su especie, he tenido que lidiar con toda clase de vampiros a lo largo de los años, todos son sanguinarios cuando se lo proponen, todos asesinos, sobre todo de humanos, asimismo de los míos: Licántropos.

—No voy a soltarte criatura inmunda de la noche —gruño mirándola impasible, aprieto un poco más mi mano en torno a su cuello cuando sus uñas se clavan alrededor de mi muñeca tensada, siento el dolor atravesando mi carne y en ese instante aflojo un poco los dedos engarfiados en su piel como de nácar, la sangre se abre camino resbalando por mi piel, sin embargo, continuo manteniendo la presión de la estaca a la altura de su corazón—. Si no piensas dañarme —miro con suspicacia sus ojos del color del chocolate y esbozo una sonrisa feroz a la par que lobuna—, por qué me has enseñado tus colmillos, eso no es ningún sinónimo de paz«Para mí no lo es desde luego, no va a decirme a primeras de cambio para quién trabaja, voy a tener que sacárselo por las buenas o por las malas… »—. ¿Cuál es tu nombre?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 27, 2012 10:54 am

Sigue con su necedad de que lo matare y es que no solamente los de sus especie son así en general los hombres lo son, ruedo los ojos pero su presión en mi cuello me hace poner de nuevo ese gesto de dolor, me libera un poco pero no me suelta y al menos la mano que sostiene la estaca no se clava en mí, al menos no a un.
- Ahora es un crimen sonreír?.- Fruncí mi gesto mirándole y el parecía mostrarse agradable en tenerme de esta forma lo que me lleno de coraje desde lo más profundo de mi ser al ver su asquerosa sonrisa de perro.
Solté su muñeca y con la fuerza que dispongo que sé no es demasiada abofetee su mejilla, lo hice fuerte y resonó pues si bien me había insultado al decirme aquellas palabras que por verdaderas que fueran no le daban ningún derecho después de todo yo era una dama, asesina o no era mujer.
Lo miré con furia, apreté los dientes con la boca cerrada estos hicieron un sonido chirriante.
-¡Imbécil perro pulguiento! Yo no tengo deseos de matarte si así fuera ya estuvieras muerto!.- Mentí pero eso él no lo sabía, así que podría usarlo a mi favor e hice lo que cualquier chica humana o no, como yo, podría haber hecho, escupí en su rostro en una clara muestra de desprecio. - Ahora … ¡suéltame!.- Gruñí mostrándome colerizada y probablemente viéndome como una muñeca enojona si bien, eso es lo que era, lo que siempre había sido, una chica de aparador totalmente vacía en cuando a sentimientos.
- ¡Que te importa!.- Respondí a su pregunta de forma mal educada pues si así es como el lobito quería tratarme le iba a dar gusto y tratarlo por igual.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 27, 2012 11:43 am

No respondo a su pregunta y esbozo una sonrisa más amplia si cabe, sin embargo el instinto me hace gruñir cuando abofetea mi rostro cruzándomelo a un lado, no contenta tras rechinar sus dientes me espeta esas palabras y me escupe en la cara.

El gruñido que emite mi garganta es tan áspero que me quema por dentro el gaznate, sus cabellos oscuros como la misma noche se agitan alrededor de su rostro. Mi mano se engarfia sobre su cuello y la estaca penetra un poco sobre su pecho cediendo lentamente la carne.

—Tienes razón en una cosa muñequita —digo con sorna esta última palabra deteniendo a propósito el movimiento de la estaca, la punta ha traspasado su carne y empieza a sangrar la herida recién abierta—. No me importa en absoluto —la sigo mirando fijamente—. ¡Responde! ¿Para quién trabajas?—Exijo con gravedad—. Sabes que tienes las de perder conmigo, te llevo ventaja sanguijuela.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 27, 2012 1:03 pm

Escucho como gruñe, sé que no le agrado y el sentimiento es mutuo, es un completo imbécil por creer cosas erróneas incluso cuando le eh dicho que con nadie. Pero insiste y parece que no habrá fuerza en el mundo que lo detenga en creer aquello.
Enojada o furiosa más bien por cómo se atreve a llamarme “muñequita” ha dicho el muy pulguiento y eso, eso no se lo eh de perdonar a un que no pueda hacer mucho para hacerlo pagar, me sujeta más fuerte pero no me importa estoy tan enojada que eso es lo de menos, la estaca penetra más en mi pecho, me duele y ese dolor es punzante así que planea matarme lento. Pero no suelo mentir así que le doy lo que quiere, le hablo honestamente.
-¡Eres tan idiota!?.- Hablo en quejidos y es que su maldita mano a un me sofoca.- Soy … solo yo… ¡no trabajo para nade! ¡Nadie! ¿Me oyes!?.- Escupo las palabras con desprecio hacia el maldito licántropo.
Me quedo en silencio porque él tiene razón lleva la mayor ventaja así que hago un gesto humano al tomar aire y levanto las manos mostrándome desarmada a un que eso me hace lastimarme a mi sola.
- Tú ganas ¡bien!.- Me lamento con mi voz a quejidos.- Yo… soy alguna clase de “nómada” no trabajo para nadie si no me crees entonces asesíname cometerás un grave error pequeño cachorrito.- Y es que no puedo evitar dar una pequeña burla y sonreír con ello; además ese bobo perro me ah llamado sanguijuela.- Te doy mi palabra que … .- me quejo .- no eh venido a matarte.- cierro los ojos y pongo mi mano sobre su mano que me sofoca teniéndole una caricia casi burlona pero más que eso, de desesperación.- así como que tampoco…. Tampoco trabajo… para… nadie .- Le miro con suplica pero no estoy dispuesta a decirlo. Nunca me vera rogando por mi vida, porque carezco de una.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 27, 2012 1:50 pm

Estoy a punto de carcajearme en su bonita cara, un rostro como si fuera de porcelana en su conjunto.

Eso es lo que me quiere hacer creer, que es una débil e indefensa vampiresa, con cuántas como esta me he topado en mi camino, tantas que ya he perdido la cuenta.

—Te escucho muñequita, muy bien —no voy a caer en su trampa, no tengo compasión con los vampiros, no obstante, ésta vampiresa que, mis ojos miran impávidos sin variar la postura amenazante de mi cuerpo, sujetando su cuello y sosteniendo la estaca sobre su pecho, me hace sospechar, ese atisbo ya es más que suficiente como para indagar hasta dar con la llave—. No vas a librarte, ni lo intentes siquiera —advierto y extraigo de su pecho la punta de la estaca que dejo caer al suelo, al tener la mano libre cojo una de las muñecas de la vampiresa, con un movimiento rápido giro su brazo hacia su espalda, suelto su cuello y me sitúo detrás suyo, sujetando ahora sus dos muñecas sobre sus riñones—. Echa a andar hacia el coche —ordeno cerca de su oído empujándola sin soltarla, instándola a moverse en la dirección que le he indicado.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Jue Dic 27, 2012 5:31 pm

Lo único que puedo hacer ahora es dedicarle una mirada de odio porque me choca, aborrezco y detesto infinitamente que me llamen de esa manera.- Deja de llamarme así! ¡Perro pulgoso!.- Espetó grosera.

Me relajo por la liberación de la estaca contra mi pecho, mi cuerpo que se había mantenido tenso por el agarre de aquel licántropo ahora está mucho más tranquilo; no obstante el infeliz me vuelve a someter a través de doblarme el brazo contra mi espalda.
Ahora no solo me tiene sometida si no que me obliga a caminar e incluso ordena que lo haga como si este fuera alguien que puede decirme que hacer.- Jodete estúpido perro!.- Rehacía a sus órdenes y sobre todo a caminar forcejeo con el idiota, mientras que mi blanquizco pecho derrama un chorro de sangre no grande apenas si un poco pero aquello me asusta, la sangre fuera de mi cuerpo no es algo que me guste ver.

-Ay … no!.- Camino hacia su camioneta pues estoy concentrada en ver mi sangre derramarse.- Debes dejarme ir … !.- Mi herida no se cierra pues sé bien que necesito o curarla o si bien beber sangre ya que esa clase de habilidades no se ha desarrollado en mí y si bien es cierto la eh visto antes en otros vampiros, seguramente algo anda mal conmigo.

Miro de reojo mis zapatillas las que probablemente perderé pues este sujeto no va a detenerse por ellas. Resoplo y ruedo los ojos poniendo un gesto de dolor pues su agarre es firme y es imposible que me libere.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 1:03 am

—Creí que te encantaba, muñequita —digo con socarronería sin molestarme lo más mínimo cómo me nombre, en cierta manera, lo comprendo. Los vampiros y los licántropos somos enemigos ancestrales—. Deja de resistirte, será mejor para ti y me ahorrarás tener que clavarte una estaca para dejarte inmóvil —comento sujetando con fuerza a la vampiresa, impidiendo que se escape aunque forcejee, mientras nos encaminamos hasta mi todoterreno.

Cuando alcanzamos el vehículo, la dirijo hacia la parte trasera, escuchando sus lamentos que ignoro en ese momento ordenándole que abra la puerta, al mismo tiempo que con una mano suelto el cinturón de cuero que llevo puesto, con la otra tengo cogidas sus muñecas de tal forma que no se pueda soltar. Rápidamente ato sus manos con la correa, ajustándola y apretándola con fuerza.

Es entonces que me adelanto un paso, me sitúo a su lado agarrándola del brazo, me percato que su pecho ensangrentado sigue sangrando.

—¿Lo haces a propósito, el no regenerarte? —Pregunto con travesura abriendo yo mismo la puerta de atrás de mi todoterreno, las heridas de mi antebrazo ya han regenerado de forma natural, la piel aún está enrojecida en los puntos en los que me había hincado las uñas—. Métete dentro —Exijo apremiante impeliéndola hacia el interior del coche, el maletero está cubierto por plástico, es algo habitual ya que en muchas ocasiones he tenido que trasladar a animales heridos desde sus casas hasta la clínica veterinaria.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 7:00 am

Logro echarle una de esas miradas asesinas cuando el perro se burla de mí, es humillante esta situación sobre todo que de alguna manera crea que puede tener control sobre mí, a un que es cierto, lo tiene pero odio esa idea y la desecho.
-Ay, si! Cuanto miedo tengo .- Burlándome no solo de él si no de mi misma pues es cierto si le tengo miedo y por lo mismo este sujeto no se anda con rodeos, si él lo prefiere me muerde, debilita y deja mal trecha sin embargo no estoy dispuesta a que eso suceda podre no ser fuerte pero eso o significa que no tenga manos para defenderme o fuerza que aun que poca pero tengo. Además si lo analizo soy de las chicas que más que actuar suele pensar, ver estrategias y atacar de esa manera a decir verdad soy buena seduciendo pero este sujeto no es mi clase de sita ideal, me es repugnante.
Mientras que aquel sujeto se quita el cinturón para atarme las muñecas yo lanzó una risita de lo más musical.- En cualquier otro ese movimiento seria considerado bastante sexy.- Siento como aprieta mis muñecas.- Auch! ¡Ten más cuidado bestia pulgosa!.- Pongo un gesto de dolor y molestia.

Pronto veo el lugar a donde quiere que entre y niego .- No, yo no hago nada solo que esa habilidad es más tardada en mí.- De reojo miro su cochina mano ya casi sanada a no ser por los pequeños puntos rojos así que eso me da un motivo más para odiarlo; me resisto a entrar negando con gran miedo.- No, de ninguna manera voy a subir en allí ¡apesta!.- Hago una mueca de asco.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 7:40 am

La vampiresa tiene un ego superlativo de niña malcriada y caprichosa que me repatea, sin embargo necesito saber si las sospechas que discurren por mi sesera son fehacientes o simplemente no están justificadas.

Como sea estoy dispuesto a averiguarlo.

—Deberías temerme —comento sin énfasis dando por hecho la realidad de su situación—. No me hagas repetirte las cosas dos veces, entra en el coche —advierto mirándola amenazante, sin perturbarme lo más mínimo por su miradita repleta de odio, o sus muecas de asco. Al final opto por lo más práctico, cogerla con fuerza y meterla yo mismo en la parte trasera del automóvil dejándola apoyada de medio lado, agarro sus tobillos y me dispongo a atarlos con un trozo de cuerda que tengo a un lado de sus piernas, guardada en una caja de plástico junto a otros utensilios, a continuación extraigo un pedazo de tela algo sucio que suelo usar para limpiar los cristales y me dispongo a vendar sus ojos—. Estate quietecita o será mucho peor —miro sus ojos y sonrío malicioso—. Lo lamento pero no poseo ningún palacete, princesita —añado burlesco—. Disfruta del viaje en primera clase —me separo lo suficiente para poder cerrar la puerta, rodeo el todoterreno y me dispongo a montarme en el asiento del conductor.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 8:30 am

Y continua con sus cochinos insultos a los cuales solo respondo rodando los ojos y un leve fruncimiento de ceño, no es divertida esta situación, pero él es amenazante y por más que desee irme no puedo hacerlo.

Levanto mi mirada, por última vez miro ese cielo lleno de luz, se ve tan precioso y pensar que la primera vez que vuelvo a verlo en años, un licántropo me atrapa.
Mis ojos son cegados, me ha cubierto los ojos y eh decidido dejar de forcejear; apesta pero estoy recostada sobre el asiento trasero de aquella todoterreno con los tobillos atados y un gran impedimento para moverme.

Pienso en todo, en mi mente las miles de imágenes llegan como una lluvia de ideas, si ahora pongo toda la información en la mesa, este loco, cree que quiero matarlo, me está secuestrando y probablemente me mate así que toda la información que pueda sacarle yo a él será bienvenida.

- A donde me llevaras ahora?- Como puedo intento captar todo lo que va a nuestro alrededor pero solo a través de mi único sentido que queda libre.

Los ruidos son del bosque a un estamos en el. Suspiro pesadamente a un que innecesario, como puedo y con esa fuerza que tengo a un logro sentarme en el asiento.- ¿Sabes lo que haces? ¿Sabes acaso que tener a un vampiro en cautiverio puede traerte serios problemas?.- Guardo silencio por segundos pues eh logrado sentarme mi siguiente movimiento debe ser desamarrarme como de lugar, por ello me contorsiono como puedo, ya que no logro ver mucho de hecho nada y lastimándome un poco comienzo a bajar mis manos atadas a través de mis piernas y bajo mis pies doblándome para así tener las manos por delante; hemos avanzado bastante para este punto y espero que el licántropo no se dé cuenta de lo que pasa atrás.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 9:09 am

Conduzco rumbo a mi casa prestando atención en la carretera y a su vez en la vampiresa, viendo sus contorsiones a través del espejo retrovisor.

—La princesita —comienzo a decir recalcando este apelativo al mismo tiempo que sonrío de medio lado—, no escucha cuando le dicen que se esté quietecita como una muñequita —digo con sonsonete en el tono de mi voz—. No querrás que pare y tenga que inmovilizarte ¿verdad? —uso la retórica haciendo un largo silencio a propósito.

Aprovecho para poner un poco de música, quizá eso le calme… y de paso abro la ventanilla para que entre aire fresco, todo su olor invade el interior del coche.

Los primeros acordes de “Highway to hell” resuenan a través de los altavoces, mis labios se curvan divertidos, no está exenta de ironía la letra de esta canción para la situación que me acompaña.

—¿Te gusta la música? —Pregunto desinteresado—. «Tengo que dar coba a la sanguijuela si quiero ganarme su confianza y averiguar todo cuanto sepa. Si todas mis sospechas son ciertas, Rod estará encantado de conocerla, aunque dudo que ella le guste, en su lugar estaría aterrado».

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 9:56 am

Y no se calla, tal vez debí, de alguna manera no dejarle saber que me llamara así me molestaba así que me relajo e ignoro sus comentarios sobre mi o mi físico e incluso sobre mi comportamiento que si se bien soy caprichosa pero también desobediente por ello no solo ignoro sus palabra si no sus órdenes pues yo no soy un estúpido perro de su manada.
-Si, muñeca pero no juguete a sí que deja de ordenarme .- Resoplo al hablar pues de algo estaba cansada, de sus malditas órdenes. Con mis manos delante me voy quitando la venda que me aprisiona la mirada y abro poco a poco mis ojos pero la luz me lastima y eso se debe a que no estoy tan acostumbrada a estar en ella, ¡Demonios es mi primera vez bajo sol!.

La música suena fuerte al menos para mí ya que tenía ese sentido alerta.- ¡Quita esa música!.- Cierro mis ojos por la luz y agito mi cabeza a la par mi cabello el cual suelta algunas hojas secas. -¿Por qué estás haciéndome esto?.- Hablo fuerte por esa condenada música que me invade hasta los huesos, ahora me siento como en una película de terror y por desgracia yo soy a la que asesinaran al final. - Intentas decirme algo con esa música? ¿Vas a matarme? ¿Terminare muerta al final de la noche? Ó ¿me llevaras a que tus perros me asesinen? Seguro tú solo no puedes hacer el trabajo .- Sonreí con eso y abrí mis ojos al reflejar algo parecido a un gesto de resaca.

Miro por la ventana que a un estamos inmersos en el bosque pero reconociendo que no falta demasiado para llegar a la ciudad.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 10:24 am

—Como ordene su alteza, la ilustrísima princesita —me carcajeo con diversión, sin hacer caso a sus preguntas entrelazadas, una detrás de otra, miro a través del espejo retrovisor fijándome en sus ojos sin la venda.

En realidad me es indiferente que vea el camino hacia mi casa.

—Igual prefieras decirme tu nombre —comento esbozando una sonrisa ladeada aminorando la marcha al entrar en la periferia de la ciudad, nos dirigimos hacia el este, adentrándonos en las calles.

Tras unos minutos reduzco el motor ante la entrada de una casa con terreno, entrando lentamente hasta detener el coche frente a una puerta de garaje. Apago la música y cojo el mando a distancia del salpicadero apretando el botón, la puerta comienza a elevarse.

Me giro para mirar a la vampiresa, con mi expresión chistosa digo: —Bienvenida al infierno —tras esto, entramos en el garaje y vuelvo a pulsar el botón del mando empezando a cerrarse la puerta.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 10:42 am

Cansada de que me ignore, más bien las preguntas que le hago me quedo sentada mirando por la ventana, después de todo, me gustaba ver el sol reflejado en las copas de los árboles, incluso cuando entrabamos en la ciudad, ahora me eh hecho a oídos sordos en sus insultos a mi persona. Bajo la mirada a mis descalzos pies, están sucios me asqueo de ello, deseo limpiarme, asearme no me gusta estar de esta manera, me siento sucia con tierra encima a un que en realidad no me molesta solo creo que es una fea presentación.

- Maharet Hatcher.- Digo calmada pero sin mirarlo.- ¿Podre saber el tuyo?.- Volteo la mirada al espejo retrovisor que es por donde él puede verme.- Es lo mínimo que puedes hacer, decirme tú nombre.- Miro fijo al licántropo sentado en el asiento del conductor.

Entramos entre calles, apenas reconozco el barrio en donde estoy, en realidad no creo haber estado aquí antes, sin embargo me gravo bien las calles, para poder huir cuando la ocasión lo amerite. El cachorro me ha dicho “bienvenida al infierno” sin saber que ya vivo en él, sonrió de lado negando y bajando un poco la mirada a mis sucias piernas.

- Vaya… entonces vas a matarme, supongo que eso va a causarte placer, no? Alguien como yo, que muera por tu estúpida causa ¡qué hombre!.- Sarcástica niego.
Pongo un gesto triste cuando giro mi rostro para ver cómo se cierra la puerta tras la camioneta y segura de que si pudiese llorar, en este momento lo haría, pero guardo eso para mí.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 11:01 am

—Buena chica —comento divertido cuando me mira por el espejo—. Olivier Preston —respondo manteniendo la mirada sin perturbarme lo más mínimo, observando a la vampiresa—. «Apuesto a que ya lo sabías, es parte de tu treta, te tengo calada princesita»—pienso volviendo la atención al frente.

Apago el motor y retiro las llaves del contacto, vuelvo a mirarla antes de abrir la puerta y salir del coche, acercándome hasta la puerta de atrás para abrirla.

—¿Qué sientes cuando matas a los humanos? —pregunto a modo de respuesta justo antes de inclinarme para cogerla por las muñecas, la atraigo hacia mi cuerpo y la cojo como a un saco, cargándola sobre uno de mis hombros, sin importarme si se rebela echo a andar hacia la puerta que da al interior de mi casa—. Si te portas bien y colaboras antes de que te des cuenta todo habrá acabado —comento impreciso sin aclarar si me refiero a su vida o a esta situación.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 11:16 am

- Oliver Preston.- Susurro repitiendo el nombre, aprieto mis dientes dentro de mi boca, pensativa en todo lo que ha pasado, en las miles de maneras en que puede matarme, en como probablemente terminare, me aterra cada idea pero no lo reflejo. Me quedo como estatua mirando a la nada.

Lo miro abrir la puerta del lado de donde estoy, deseo que no me toque, pero pregunta algo que sin duda me saca de mi control.- Quítame tus asquerosas manos de encima, estúpido perro pulgoso! ¡Apestas! ¡Eres grosero! ¡No me importan tus traumas!.- Me desmorono finalmente, conozco lo que siento cuando asesino humanos, no deseo que él sienta ese placer, como yo pero si deseo que sienta el vacío después de asesinar así como yo.- ¡Eres petulante! ¡Eres un cachorro … uno sin madre que te controle!.- Chilló como una niña, pero sin lágrimas, ni una brotando de mi ojo, forcejeo por supuesto al estar sobre su hombro y sé bien que mis insultos son absurdos, probablemente son demasiado obsoletos pero no había tenido que insultar a nadie en años.

Sé bien que mi vestido deja al descubierto mis piernas pálidas tal vez un poco sucias, lo que es indignante para alguien de mi época, primero que nada que un hombre cargue a una dama de la manera en que lo hace conmigo y segundo que mis piernas estén al descubierto por donde él pude fácilmente verlas o tocarlas lo que me humilla un poco más. - Haz de ver cómo me vengo de esto… eh de humillarte como tú a mi ¡Haz de sufrir como yo!.- Amenazó con esa delicada voz mía, que solo quiere aparentar ser ruda en este momento pero que está más que quebrada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 12:09 pm

«Clic».

¡Eres un cachorro … uno sin madre que te controle! —Grita la vampiresa, taladrando mi sentido auditivo.

En mi cabeza solamente se hace eco dos palabras: Sin madre.

Con ferocidad bajo a la vampiresa de mi hombro, sujeto sus brazos con ambas manos mirándola, gruño instintivo y siseo: —No eres más que el reflejo de la niña consentida y caprichosa que fuiste, por eso crees que te humillo«Tengo que controlarme y averiguar antes cómo lo sabe»—. Pienso aflojando los dedos alrededor de sus brazos aparentemente enclenques.

La empujo con menos suavidad de la que en realidad me gustaría ejercer en ese momento, provocando que flexione sus piernas para que se siente sobre el sillón que hay a su espalda. Me mantengo en pie hasta que me acuclillo mirándola de frente.

—Escucha Maharet —digo con un tono de voz neutro—. Eres una vampiresa que mata a humanos indefensos y yo soy un licántropo que extermina a los de tu especie, no quiero hacerte sufrir y no lo haré si me dices la verdad.

Me incorporo mirándola apartándome un par de pasos, dejo un margen para que reflexione quedándome en silencio. Acto seguido miro mis manos ensangrentadas, me gustaría poder darme una ducha, sin embargo el único gesto que realizo a continuación es quitarme la cazadora dejándola sobre una mesita auxiliar del salón donde nos encontrábamos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 1:27 pm

Su comportamiento cambio de manera radical, ahora él parecía enojado puesto que me bajo de inmediato de sus hombros, ahora había encontrado como insultarle. Así como yo me sentía el se había sentido y lo sabía por el agarre que me dio. Me miraba y hablaba molesto e incluso me había empujado contra un sillón en donde yo había caído sin poder detenerme.

En silencio, miraba al sujeto que ahora estaba hincado frente a mí, amenazándome con sus palabras. Me quede seria porque estaba sorprendida con todo esto; lo mire a los ojos y lo seguí con la mirada cuando él se alejó.

-No sé cómo decirte que no quiero matarte, solo era la primera vez …..- Frustrada por tener que revelar mi secreto lo suelto.- Que salía al sol desde hace años.- Bajo la mirada viendo mis piernas y sintiéndome avergonzada y tonta.- Lo que más quiero es irme pero sé que no vas a dejarme hacerlo así que te diré la verdad acerca de mi.- Miro hacia mí ya cerrada herida, si había tardado y ahora me sentía bastante cansada y sedienta, levante mi mirada hacia él.- Necesito beber sangre humana al menos una vez por noche, no sé ni quiero pelear con nadie y no porque haga la paz, es más por el hecho de que soy débil, bien?.- Resoplo sintiéndome expuesta pero ¿qué más tengo que perder?.- Ni siquiera puedo enfrentarme a alguien de mi especie tal vez quede …. Empate con alguien más joven y tonto de lo que yo, sin embargo sería bastante complicado. Si no crees en ello, piensa en los últimos acontecimientos, ¿no crees que cualquier otra de mi especie te hubiera dado la vuelta fácilmente? Porque tuve un par de oportunidades peor no las ocupe. ¡Piénsalo por un momento! ¡Rayos! .- Hablé fuerte en reclamo.

Después solo me quede en silencio y reí pues pensando bien lo inicial, aquel lobo me había demostrado algo … eso que andaba mal con él insultar a su madre era lo que le dolía, así que por alguna razón debía ser tal vez de esa manera podría salvarme.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 2:07 pm

Escucho atentamente cada una de las palabras de la vampiresa, mientras habla miro mis botas polvorientas. Lentamente alzo la mirada, sus blancas piernas están tiznadas, su vestido encarnado rasgado y manchado, su herida parece haber sanado, sus pelos alborotados caen hacia delante, atada de pies y manos como está tengo la sensación de que de un momento a otro va a escurrirse por el sofá.

De pronto comienza a reírse y no entiendo a qué se debe esa risa.

—¿Por qué te ríes? —Pregunto ligeramente confuso y sin esperar respuesta vuelvo a preguntar—: ¿Cómo sabes lo de mi madre? —voy directo al grano, observo su rostro acercándome de nuevo a la vampiresa. Me inclino y tomo su barbilla alzándola, analizo sus pupilas—. ¿Tienes sed? —Si quiero interrogarla tiene que estar lúcida.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros inesperados [Reservado a Maharet Hatcher]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.