Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hasta que te conozco {Killian}
Jue Nov 20, 2014 7:39 am por Kaya Vasíliev

» Deberes y pendientes (Thor Hadarson)
Miér Nov 19, 2014 9:13 am por Lisbeth Rivers

» Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh
Mar Nov 18, 2014 2:17 pm por Adam Meissner

» Morning Ms. Clark {Emmy}
Mar Nov 18, 2014 3:51 am por Dorian Bordeaux

» Maybe a little more (Thomas Cooper)
Dom Nov 16, 2014 5:56 am por TJ Cooper

» VIP Exclusive Night (Brian Hoffmann)
Sáb Nov 15, 2014 8:57 am por Brian C. Hoffmann

» Prueba 0 Matt Coulson
Vie Nov 14, 2014 12:16 pm por Angelus Cooper

» Something Wicked this way comes [Anne Meissner]
Vie Nov 14, 2014 8:45 am por Anne Meissner

» A grandes males, grandes remedios [Dorian]
Jue Nov 13, 2014 1:37 am por Angelus Cooper

video del foro
foros hermanos


Afiliados Elite





Afiliados normales

ACTUALIZADAS AFILIACIONES 30/08
Licencia Creative Commons

New Vampire World creado por Angelus Cooper / AlexT. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
El Rol New Vampire World está basado en una obra de creación propia de los administradores de NVW. La base sobre la que se sostiene New Vampire World tiene todos los derechos reservados a la administración y al creador del foro Ángelus Cooper. Cualquier tipo de plagio y/o manipulación de imágenes gráficas, historia, personajes o demás documentos será denunciado.



VISÍTANOS TAMBIÉN EN:

Premiados


MEJOR PJ MASCULINO
LORENZO CASTIGLIONE
MEJOR PJ FEMENINO
ANNE MEISSNER
MEJOR ESCRITOR/A
LISBETH RIVERS
MEJOR USER
NOMBRE PJ
¿Sabías que...
Emma le tiene fobia extrema a los hospitales?

Prueba 0 || Raffaella Mancini

Ir abajo

Prueba 0 || Raffaella Mancini

Mensaje por Invitado el Jue Dic 19, 2013 3:40 pm

NYC.-

¿Cómo esperas que no te digan nada, Raff? - Preguntó con un tono preocupado pero que siempre lograba imponer. Era muy bueno para ser humano, pero a fin de cuentas lo era. No tenía demasiado tiempo como para girar mi rostro y hablarle de frente; estaba perdiendo ya mucha sangre. Sé que odias que te hable sin mirarte, pero sabes que no puedo quitar la vista de esto. - No es lo que me importa ahora, Jason, debo curarlo y mañana veré qué le digo a la prensa sobre esto. Confía en mí, todo va a salir bien. - Murmuré en tono calmado. Podía sentir la fuerza con la que resopló, pero sabía que no podía dejar de concentrarme. Al menos, tenía que fingir que se me hacía difícil el trabajo. Gracias a mi profesión y a lo que era, no había nada que me tensara. Tesón, estabilidad emocional, apertura mental, afabilidad y energía. Nada me faltaba.

Era uno de esos días en los que me sentía omnipotente. Para ese momento solo necesitaba de las tres primeras, enfocarme en la herida, cesar la sangre y esperar. Con suficiente presión, ya no sangraba tanto. Aunque quisiese, no podía seguir curándolo, no podía permitirme ser impuntual. Me quité los guantes y los eché al tacho, volviendo a pararme frente a él, esta vez, mirándolo fijamente, no sin antes bajar la mascarilla para que me escuche bien. - Necesito que te quedes, ¿sí? Saldré por la puerta trasera, dile a Martha que te ayude, ella sabe muy bien de estas cosas, yo no puedo quedarme, lo siento. Ni si quiera debí haber venido, pero era muy riesgoso dejarlo solo. - Solté un ligero resoplido, pero no pude evitar sonreír. - Nos vemos, cuídate. - Fui desabotonándome la bata mientras salía.

- Doctora Mancini, la señora Kozitskaya pregunta si mañana puede atender a las ocho de la mañana. - Me detuve el tiempo suficiente para responderle sin que tuviera malentendidos. - Sí, que venga en ayuno, dile que no tardará más de quince minutos. Nos vemos, Soifer. - Le guiñé un ojo mientras esbozaba una sonrisa. A pesar de todo, me gustaba el ambiente que se vivía entre el personal del hospital del bisabuelo, que en realidad era mi abuelo, pero ya saben, cuestión de apariencias. Fui a vestirme rápidamente, terminando por llevar un vestido azul, con encaje en el pecho, que llegaba a la mitad de mis muslos y unas sandalias del mismo color. ¿Quién iba a pensar que después de todo, me tendrían una trampa? Empecé a sospechar cuando estacioné detrás de los árboles más altos. Bajé, activé el alarma y empecé a caminar, sin poder encontrarlo. Fue cuando todo se complicó.

--

Vaya, vaya, la Raffaella Mancini de siempre. - Salió de detrás del árbol, como si no lo hubiese olido ya. Un vampiro. No, no un vampiro. "El vampiro." Enarqué una ceja, parando en seco, estando a cinco metros de él. - ¿Charles? ¿Te hiciste pasar por un tal Charles? Hubiese sido muchísimo más simple que me dijeras que vendrías, te hubiese esperado con una hermosa sorpresa. ¿Qué haces aquí? Deberías estar en Italia. - Hablé sin ser interrumpida. Aquella sonrisa irónica que no había visto durante mucho tiempo se mostró a su paso. - No te había visto desde hace mucho. Sigues siendo hermosa. - Rodé los ojos con rapidez, sin descuidar ninguno de sus movimientos. Había dado un paso al frente. - Hay mucha luz como para que pretendas hacerme daño sin que alguien se dé cuenta. - Anticipé. Éramos como el agua y el aceite; como el perro y el gato; la diferencia es que podíamos comunicarnos.

- ¿Olvidaste ya el placer que sentiste conmigo? - Me crucé de brazos. No debí hacerlo, era una muestra de estar a la defensiva. Esperaba que no se diera cuenta, pero no era tonto. Por mucho que me entrenase, nunca llegaría a ser tan rápida como él. Su mano agarró mi cuello y me llevó hasta el árbol más cercano. Trataba de quitarme el aire, pero sabía que no podía matarme. No era capaz. Era su debilidad y lo sabía. Una pena, Lucien. - ¿Qué quieres? - Dije con una voz medio ronca gracias a la falta de aire. - Necesito que me ayudes a destruir a un vampiro que me tiene harto. Se mete en mis asuntos y sabes cuanto odio eso. Me ha seguido incluso hasta acá. - Resoplé con el aire que guardaba. - Niños. ¿Qué ganaré yo? - Una vez más sonrió y negué. - Extraño un duelo contigo. - Esta vez fui yo la que sonrió y alcé la pierna derecha para patearle, no sin antes meter mis manos delante de la suya para que suelte mi cuello. Era curioso. Me daba salidas fáciles.

- Te odio por hacerme venir en vestido. - Mascullé sin dejar de sonreír. Corrí hacia él, pero me atrapó del cuello de nuevo, esta vez estampándome contra el suelo. Saqué el cuchillo de la liga que tenía escondida en el muslo, bajo el vestido. Se lo clavé; sabía que no sentiría el dolor que un humano sí, pero algo era algo. Su mano recorrió mi pierna y fue cuando lo pateé de nuevo, lanzándolo contra un árbol. - Demasiado inocente, como siempre. Necesito dos balas de plata y una nueva ballesta. - Una de sus cejas se elevó, sin comprender la razón. - Tienes un montón de dinero, ¿cómo no podrías conseguirlo? - Coloqué las manos sobre mis caderas. - Tengo un trabajo muy riesgoso como para andar preocupándome por eso. Vamos, te llevo a casa, hay muchas cosas que debes saber. - Le despeiné y caminé hacia el auto. Sí, señores, le estaba dando vivienda a un vampiro. Fuimos criados juntos, después de todo. La familia lo había recibido bien. No íbamos ni en contra de los vampiros, ni en contra de los cazadores, ni razas específicas. Teníamos una propia ideología, difícil de explicar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Prueba 0 || Raffaella Mancini

Mensaje por Invitado el Jue Dic 19, 2013 10:07 pm


 
Prueba aceptada.


Bienvenido/a al foro, puedes pasar a hacer la ficha y registros

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.