Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hasta que te conozco {Killian}
Jue Nov 20, 2014 7:39 am por Kaya Vasíliev

» Deberes y pendientes (Thor Hadarson)
Miér Nov 19, 2014 9:13 am por Lisbeth Rivers

» Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh
Mar Nov 18, 2014 2:17 pm por Adam Meissner

» Morning Ms. Clark {Emmy}
Mar Nov 18, 2014 3:51 am por Dorian Bordeaux

» Maybe a little more (Thomas Cooper)
Dom Nov 16, 2014 5:56 am por TJ Cooper

» VIP Exclusive Night (Brian Hoffmann)
Sáb Nov 15, 2014 8:57 am por Brian C. Hoffmann

» Prueba 0 Matt Coulson
Vie Nov 14, 2014 12:16 pm por Angelus Cooper

» Something Wicked this way comes [Anne Meissner]
Vie Nov 14, 2014 8:45 am por Anne Meissner

» A grandes males, grandes remedios [Dorian]
Jue Nov 13, 2014 1:37 am por Angelus Cooper

video del foro
foros hermanos


Afiliados Elite





Afiliados normales

ACTUALIZADAS AFILIACIONES 30/08
Licencia Creative Commons

New Vampire World creado por Angelus Cooper / AlexT. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
El Rol New Vampire World está basado en una obra de creación propia de los administradores de NVW. La base sobre la que se sostiene New Vampire World tiene todos los derechos reservados a la administración y al creador del foro Ángelus Cooper. Cualquier tipo de plagio y/o manipulación de imágenes gráficas, historia, personajes o demás documentos será denunciado.



VISÍTANOS TAMBIÉN EN:

Premiados


MEJOR PJ MASCULINO
LORENZO CASTIGLIONE
MEJOR PJ FEMENINO
ANNE MEISSNER
MEJOR ESCRITOR/A
LISBETH RIVERS
MEJOR USER
NOMBRE PJ
¿Sabías que...
Emma le tiene fobia extrema a los hospitales?

Who are you? [Arthur Gordon]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Who are you? [Arthur Gordon]

Mensaje por Katrina Alden el Mar Jul 29, 2014 2:08 am

Pasé las piernas por el borde de la cama y me levanté, caminando sobre unas piernas que no parecían responder a mis órdenes, hacia la pila del lavabo. Parpadeé varias veces, desconcertada, y contemplé mi reflejo en el espejo, asustándome de mí misma. Los grandes ojos verde pálido estaban abiertos como platos, enrojecidos, con las pupilas dilatadas. Todavía corrían lágrimas por mis mejillas y, de no ser por el moreno que había cogido aquellas últimas semanas, parecería que hubiera visto un fantasma. Levanté las manos temblorosas para echarme hacia atrás la melena, me retorcí el pelo en una coleta improvisada y me agaché para lavarme la cara y mojarme la nuca.

Cuando tanteé para coger la toalla, tiré varios de los innumerables frasquitos que poblaban la estantería del lavabo. Mara había vuelto a irse sin recoger, claro. Tampoco es que hubiera podido hacerlo, a juzgar por el estado en el que había salido de la habitación eufórica por llegar tarde a su trabajo de medio tiempo en el pub. Suspiré y colgué la toalla en su sitio. Necesitaba aire. Normalmente, las noches del noveno mes eran más frescas pero últimamente parecía que hubiera metido la ciudad entera en un invernadero tropical. Notaba la holgada camiseta de tirantes que llevaba pegada al cuerpo por el sudor. Salí del lavabo de nuevo hacia la habitación que compartía con Mara en aquel acogedor piso.

Volví a sentarse en mi cama, indecisa sobre si intentar volver a dormir o distraerme. Debía ser algo más de media noche. El pub debía estar en pleno apogeo y el pensamiento me hizo levantar la vista y distraerme con las sombras de la habitación. Desvié la vista de las sombras y me dejé caer en la cama. Al momento, algo duro se clavó en mi espalda.  Una mueca se dibujó en mi faz y metí la mano bajo mi arqueada espalda para sacar un ancho libro, el que había estado leyendo antes de caer dormida. El libro trataba de cuentos populares, hazañas heroicas y baños de sangre narrados en las noches de hogueras y trasladados a un antiguo tomo de “Historias y Leyendas de las Highlands”. El bello se me ponía de punta al recordar aquellos relatos narrados tan impetuosamente por uno de sus escritores pero al mismo tiempo me hacían esbozar una cálida sonrisa. Rememorar la niñez siempre me había llevado a esos cuentos que habían sido cambiados por libros de herbología, guerras ocultas y sacrificios. Sacrificios…

Esas historias eran el vínculo que me trasladaban a algún tiempo pasado. Como si me acercaran a alguien lejano. A alguien en concreto cuya historia estaba en esas leyendas. Y siempre me dejaba una sensación agridulce y lágrimas en los ojos. Esas historias me hacían recordarlo a él. Él... ¿quién era él? Lo único que sabía de ese tipo: rubio, ojos claros, un cuerpo de espanto y que le sienta endemoniadamente bien la ropa típica escocesa ¿Tenía que irme a Escocia para encontrarlo?

Tumbada de espaldas en la cama, intentando respirar algo de aire caliente que se filtraba por la ventana abierta, me apreté los ojos con la palma de la mano, e intenté recordar algo más de la premonición sobre él.  Algo húmedo y tibio resbaló por mis mejillas y, sorprendida, me di cuenta de que eran lágrimas. Contuve un escalofrío y me dije que era por haber entremezclado a aquel extraño con las innumerables noches de rememoración de la muerte de mi familia. Estabas siendo unas noches malas, siempre lo eran cuando se acercaba el aniversario de sus muertes.  Me reincorporé de la cama, está vez con pesadumbre y me precipité hacia la ventana abierta, aferrándome con una mano al marco de madera. Tomé aire varias veces, intentando calmarme y centrarme.

Ahora que estaba calmada sonreí irónica por una vaga suposición. ¿Y si ese hombre puede ayudarme a desvelar el secreto de mi familia?. Eso es imposible, Kat. Llevaba un kilt, sponan y la espada más grande que hayas visto en tu vida. ¿El causante, quizás?  La mención hizo que sonriera recordando a aquel individuo, bien enmarcado en el paisaje de las Highlands, era como si lo estuviera viéndolo ahora mismo.

Parpadeé, interrumpiendo mis pensamientos inconexos mientras enfocaba la calle. La ventana de mi habitación daba a una calle principal de la ciudad, las luces solían permanecer encendidas para que los transeúntes anduviesen tranquilos en días menos fríos. Las parejas solían acabar reuniéndose en unos bancos cercanos, junto al parque y las reuniones de algunos ciudadanos avanzaban como murmullos hasta la habitación. Mis ojos se dieron cuenta entonces de lo que estaba mal: no solo la plaza, sino toda la calle que lo rodeaba estaba a oscuras. Sólo las luces que provenían de las otras habitaciones ocupadas de los pisos vecinos y de los edificios próximos rompían la penumbra. Había algo… algo que ponía los pelos de punta en aquella oscuridad, como si fuera más que la simple ausencia de luz, más profunda, más densa, como la tinta negra que ocultara algo que se moviera bajo la superficie.

Instintivamente con el corazón latiéndome en las sienes,  cerré la ventana, corrí las cortinas con un gesto brusco. Había… algo… algo que no quería que se acercara a mí. A mí persona, sentí pavor. ¿Por qué? Abrí y cerré las manos, plantada ante la ventana, mientras luchaba contra el impulso de salir corriendo de allí, precipitarme al primer piso ocupado por algún otro vecino que me abriera y pedir auxilio. Al final, sucumbí a esa necesidad. Con la sensación de que alguien me estaba pasando un dedo frío por la columna vertebral, abrí de un tirón la puerta de la habitación y me precipité al pequeño recibidor a oscuras que tendría que cruzar para alcanzar la puerta de salida de nuestro piso. En cuanto puse un pie en el salón me quedé paralizada, con la sensación de que todos los nervios de mi cuerpo se habían roto.

Había alguien ahí. En la habitación a oscuras. La penumbra tenía la misma calidad densa que la de la calle exterior, como si estuviera viva. Y algo me estaba mirando desde la esquina del extremo más oscuro. En aquel momento entendí  por qué muchas víctimas de asesinato no conseguían dar la alarma antes de que su agresor las atrapara. El miedo paralizaba sus gargantas igual que lo hacía con la mía. Sólo pude gemir débilmente antes de ver como la oscuridad se abalanzaba contra mí.





- ¡Katrina! - un frío helador me sacudió en la cara mientras el sonido amortiguado de la música del pub retumbaba en mis oídos.  El líquido de lo que supuse era agua helada se deslizaba por mi rostro y empapaba la camisa de escote que llevaba puesta. Ese no era el salón de mi piso, ni siquiera estaba cerca de mi edificio. Intenté centrarme en el rostro pálido y familiar de mi compañera de piso. – Por dios, por fin te despiertas, te has caído redonda en la pista. ¿Se puede saber cuánto has bebido? ¿Te has drogado? ¡Dime la verdad!. -  mis ojos enfocaron a la preocupada morena y parpadeé en varias ocasiones, un dolor atroz de cabeza irradiaba desde mis sienes hasta el centro de mis sesos, amenazando con hacerlos estallar si me movía. - Estoy bien. – No sé ni cómo conseguí articular esas dos palabras pero noté como mi propia voz estaba pastosa y rasposa, como si me hubieran drogado... o hubiera inhalado una de mis plantas potenciadoras para mis visiones. – Voy por agua, no te muevas. - Carraspeé al oír el tono autoritario de la morena y observé como se levantaba del sillón del reservado y se abría paso a través de las cortinas hacia la marabunta de gente y la música estridente.

No soy muy buena acatando órdenes así que me levanté más rápido de lo esperado de aquel sillón y el escaso contenido de mi estómago amenazó con salirse de él más rápido de lo esperado. No pude más que llevarme una mano al estómago y otra a los labios, antes de volver a sentar mi culo en aquel sillón blanco.


Última edición por Katrina Alden el Dom Sep 07, 2014 10:29 pm, editado 1 vez (Razón : Corrección gramática.)
avatar
Katrina Alden
visitante

Femenino Cantidad de envíos : 21
Puntos : 12676
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/07/2014
Edad : 72
Localización : N.Y.

datos de personaje
Poderes: Druidismo
Armas:
Experiencia en combate:
200/200  (200/200)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you? [Arthur Gordon]

Mensaje por Arthur Gordon el Miér Jul 30, 2014 1:02 pm

Me encontraba sentado en mi despacho tranquilamente observando como todos bailaban en la fiesta y yo cruzado de piernas  con una botella de vino  tranquilamente mientras  escuchaba de forma tranquila la música seria una larga noche, estaba al cargo de la seguridad del pub y otros lugares de la ciudad incluso tenia intención de comprar este pub  para  usarlo como fuente de alimento de mis chicos y los siervos del rey, suspire levemente sacudiendo mi copa para que el liquido se moviera sin mucho problema. Me levante caminando en la dirección contraria a la ventana interna del mismo para observar el exterior del edificio mirar como la luna le faltaba unos días para llegar a ser luna llena, el enfrentamiento con  la cachorrita se estaba aproximando, coloque las manos en mis bolsillos mientras sentía como entraban dos guardias a informarme sobre una situación en el las pistas.


-Señor un grupo de jóvenes borrachos que se niegan a retirarse señor como quiere que procedamos.


Me volteo caminando hacia la salida quería resolver esto con mis propias manos, estaba bastante aburrido quizás demasiado aburrido algo tenia que hacer para que el tiempo pasara, bajando las escaleras entramos a la pista me acompañaban los dos guaridas de seguridad mientras que me detenía a mirar el lugar, trate de sentir el olor a ver si se trataba de algún que otro Lincantropo pero parece que no había ninguno entonces eran nada mas que humanos que buscaban lió.


Me senté en la barra de reojo observando a los problemáticos señalando a la camarera que me sirviera un poco de Whisky, me llamo la atención que la misma estuviera con un vaso de agua me preparo lo que le pedí y salio rápidamente hacia el otro lado  a las zonas vip eleve la vista pero no hice nada solo observe a una chica de mal estado, no demoraría en ser atendida por alguno de los guardias que les interesaba saber por que estaba hay, una botella salio volando hacia la pista, parece que tendríamos problemas bastantes, un grupo de pandilleros se estaban enfrentado eso pude deducirlo rápidamente, debido a que vestían ropas muy distinta y en un principio solo dos discutían parecían ser sus lideres.


-Quien es aquella chica que salio de donde entra la camarera...


Mencione preguntándole a una de las empleadas que no demoraría en reconocerlo y decirme que era amiga y compañera de piso de la empleada de este lugar eleve la vista  alzando una ceja y tomando el trago para terminarlo tranquilamente, ahora me interesaba ver que tenia aquella pelirroja mas que el lió que estos estaban armando, los pararía en cuanto se volviera peligroso para los demás visitantes.
avatar
Arthur Gordon
visitante

Cantidad de envíos : 22
Puntos : 12804
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 07/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you? [Arthur Gordon]

Mensaje por Katrina Alden el Miér Jul 30, 2014 10:51 pm

Cuando volví a alzar la vista un armario 2x2 estaba frente a mí y parpadeé, había visto a Dimitrov, uno de los guardias, en todas las ocasiones en las que había visitado a Mara en ese lugar y observado lo suficientemente bien aquel marcado rostro ruso para saber que algo estaba bullendo tras él. La impasibilidad de ese hombre me sorprendía aunque tenía el desliz de fruncir ligeramente el entrecejo cuando había algún problema más serio. Abrí los labios para preguntar qué ocurría  pero antes de poder articular palabra Mara hizo acto de presencia. – Dimitrov, déjala respirar, hombre, que le ha dado un golpe de calor. – lo apartó amistosamente, para darme más aire,  y me ofreció el vaso de agua. – Además, deja de estar tan atento a Kat y vigila la pista, casi me estampan una botella de Vozka en la cabeza, y tu jefe ha bajado del despacho. Seguro que se arma. – el rostro de preocupación había desaparecido de la morena, lo que me dio a entender que mi fantasmal rostro había tomado alguna pinzada de color. Bebí el vaso de agua para terminar de mitigar esas ganas asquerosas de vomitar la hamburguesa que habíamos tomado de cena y observé como el armario 2x2 se alejaba de la zona VIP para situarse en una posición más próxima de la pista.
 
Toda la atención de Mara estaba de nuevo en mí y mi atención en la pista que parecía un hervidero de problemas. - ¿Entonces no has tomado nada? – su tono de voz seguía sonando autoritario y notaba como me aguijoneaba con la mirada. – No, no he tomado nada, Mara. Ya me encuentro mejor, habrá sido un golpe de calor. dije con despreocupación aparente. La verdad es que no podía decirle: “Oye, Mara, no te preocupes, sólo ha sido una precognición extraña que incluye a un tipo que no he visto en mi vida. No pasa nada, suelen ser comunes cuando sueño, pierdo el conocimiento y cuando se acerca el aniversario de muerte de mis familiares suelen darme desmayos. Son cosas de brujas, nada importante.”. La miré dedicándole la mejor de mis sonrisas, al menos las nauseas se habían disipado, y le dí un empujón cariñoso. – Ve a trabajar, al final te despiden por mi culpa. – me levanté, quitándole importancia al desmayo, y la insté a levantarse. – No pienso pagar tu parte del alquiler. Venga, ve.  Prometo no separarme de tu zona de barra hasta que termines el turno. – a regañadientes la morena me miró significativamente y se encaminó hacia la barra. Quería mucho a Mara pero en ocasiones era peor que un rottweiler.  
 
Salí, por fin, del reservado, metida en mis pensamientos mientras seguía a Mara a través de la sala iluminada por luces aleatorias y música discordante. Supuse que sería más de media noche. El ambiente de “La Nuit” solía cambiar bastante a esas horas y asemejarse más a una discoteca que a un Pub tranquilo donde tomarse algo a media tarde.  Mi mente vagaba por los resquicios de esa precognición que había causado en mí una inquietud poco común. Las imágenes de aquel individuo escocés, creía que era escocés, se reflejaban en mí mientras intentaba asociarlos a la oscuridad palpante y temerosa de aquella ilusión pero no hallaba la relación a las precogniciones que había tenido las noches anteriores sobre el perecer de mi familia. Quizás debí prestar más atención a la realidad en vez de seguir frunciendo de una manera arbitraria mi faz, mientras intentaba rebuscar en mi memoria si había visto al escocés en mis 68 años de existencia, pero odiaba no encontrar la relación de ello. La misma pregunta danzaba por mi mente una y otra vez: “¿Quién eres?”.
 
Y de pronto, volví a estar en el suelo, esa noche estaba oficialmente bautizada como "La noche del suelo", pero ahora estaba consciente. El sonido retumbante de la música y las luces seguían siendo perceptibles; pero si eso no bastaba, el dolor agudo que sentía en mi palma izquierda ayudaba a saber qué estaba despierta. Cuando alcé la mano y vi la sangre emanando de ella bufé. Un cristal de botella rota estaba incrustado y eso dio el tildado de una noche digna de recordar. Desvié la vista, saliendo completamente de mis reflexiones, y observé a un individuo de ropajes extravagantes echado a mi lado, pronto un segundo individuo se lanzó encima y siguieron estampando sus puños el uno hacia el otro. ¿Se podía saber dónde estaban los de seguridad? Sólo faltaba que me golpearan a mi por error pero, para mi sorpresa, alguien me agarró y me ayudó a levantarme.
avatar
Katrina Alden
visitante

Femenino Cantidad de envíos : 21
Puntos : 12676
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/07/2014
Edad : 72
Localización : N.Y.

datos de personaje
Poderes: Druidismo
Armas:
Experiencia en combate:
200/200  (200/200)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you? [Arthur Gordon]

Mensaje por Arthur Gordon el Vie Ago 01, 2014 6:40 pm

Seguía bebiendo tranquilamente mi bebida viendo como se caldeaba cada vez mas, la joven Mara funcionaria de aquí parecía dispuesta a retomar sus labores cuando siento un ruido anormal, uno de los sujetos arrojaba una botella en dirección a aquella pelirroja lance  mi vaso ya vació hacia la zona con una gran fuerza, de esta forma mi vaso impacto de lleno en la botella que iba de frente contra la chica, se escucho un gran estruendo del buen vaso rompiendo la botella al medio y saliendo para todos lados lascas de vidrio, pude ver como la joven cayo debió ser por el susto y como le caía parte de la bebida alcohólica en la joven.Suspire levemente esto seria una larga noche muy larga estire mi mano tomando el vaso de Vodka de la parejita que estaba a mi lado, el chico frunció el seño y me iba e encarar pero no se atrevió al ver como se estaban peleando esos sujetos, me tome tranquilamente lo que quedaba de su bebida no podíamos desperdiciar y en ese mismo instante partí el vaso en la espalda de uno de los sujetos que intentaba huir de allí, se desplomo bastante rápido, lleve mis manos a mis bolsillos para luego pararme entre el revuelto y la chica en el suelo.


Tuve que cerrar mis ojos al sentir un delicioso aroma envolviendo mi nariz se trataba de sangre parece que la joven se había cortado y libero su delicioso carmesí en el suelo,rápidamente abrí los ojos súbitamente para luego ver como  un grupo de jóvenes y mis propios guardias de seguridad se voltearon no a mirarme sino a mirar a la chica, incluso algunos parecía brillarle los ojos rechiste molesto, desviando la mirada hacia la joven escuchando como Mara ya había corrido a ayudar a la joven mientras yo le decía.


-Llévate a la chica a mi despacho  que nadie les molestara yo ya les alcanzo.


Mencione mientras observaba como los vampiros se mantenían a raya mirándome y tentados a querer tirarse incluso a lamer el suelo, me lleve la mano a la frente  y suspire tranquilamente, aun no me había volteado a ver a  la chica de frente pero no me importaba así mismo agregue llamando a Dimitrov.


-Vigila la entrada de mi despacho y no dejes a nadie entrar hasta que yo llegue entendido...


El sujeto se alejo de mi encargándose del pedido que había hecho mientras yo caminaba hasta los sujetos que estaban peleándose,  apreté sus cuellos sin  matarlos pero les cause suficiente dolor para dejarlos inconscientes, otro quiso pegarme y le pare el golpe con facilidad y apreté su mano hasta que se estuviera retorciendo de dolor, los guardias de seguridad me ayudaron en su mayoría vampiros que dominaron con facilidad a los rebeldes y enseguida todo regreso a la normalidad les hice seña para que se los llevaran a las puertas de atrás y los tiraran fuera de mi Pub no me gustaba ver esta gente, eleve la vista mirando la gran ventana que había hacia mi despacho tenia que ir para allí ahora mismo.


Coloque las manos en los bolsillos y continué  hacia mi despacho asegurándome que estuviera todo bien en las barras para mandar a Mara de regreso a trabajar esperando que no hubiera mas problemas, como me quedaron todos mirando de seguro no habría ningún problema, pero debía cuidar que ningún vampiro quisiera subir a mi despacho y terminar aquellos, los humanos terminaron de limpiar el suelo donde la chica se había lastimado.
avatar
Arthur Gordon
visitante

Cantidad de envíos : 22
Puntos : 12804
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 07/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you? [Arthur Gordon]

Mensaje por Katrina Alden el Sáb Ago 02, 2014 3:04 am

- Katrina, ¿en qué estás pensando está noche? – La voz de Mara me hizo saber que era la que había acudido en mi ayuda y sonreí para mí misma con ironía al pensar en quién, no en qué estaba mi cabeza aquella noche.  Dibujé una mueca en mi faz cuando una punzada de dolor me recordó que mi mano parecía una fuente carmesí de sangre. Pero, aun no alzando la vista, el ambiente se tensó, lo sentí, y lo asocié a la pelea que poco antes estaba llevándose a cabo a mi lado. No se me pasó por la cabeza que estaba en medio de aquellos chupasangres y que yo podría ser el banquete.

Cuando alcé la vista hacia la masculina voz, fruncí el ceño, la imagen de varios hombres mirando al hombre que creí que pertenecía la voz se me antojó bastante inquietante. ¿Había visto brillar un par de iris? No, en aquel pub no había “tocado por error” a ningún sobrenatural hasta la fecha, eso no era posible. La inquietud se desvaneció momentáneamente cuando noté como Mara me empujaba hacia el lado contrario, como había ordenado aquel tipo segundos antes, y para colmo el armario obsesivo de Dimitrov era nuestro guardián.

Las quejas de Mara llegaron a mis oídos nada más atravesar la puerta de aquel despacho y suspiré sentándome en la silla más próxima. – En serio, Kat, se puede saber qué demonios te pasa esta noche? Estas que no estás. ¿Seguro que no estás enferma? – acompañó la última frase con un precipitado movimiento de mano que se apoyó en mi frente y comprobó mi temperatura corporal.  ¿En serio le preocupaba más si tenía fiebre que la sangre que goteaba de mi mano? Le aparté la mano y suspiré, retomando un poco el control de mi propia situación, y comenté haciendo que ésta se percatara del corte de mi mano. – Mara, deja de preocuparte por mí, parece como si la que tuvieras mala noche fueras tú.  Tráeme algo de agua, papel y no te desma…

El sonido sordo del cuerpo de Mara contra el suelo es lo único que se oyó. No pude más que llevarme la mano derecha a la frente y negar con resignación. ¿Qué esperaba? Esa niña se desmayaba con ver una gota de sangre. Miré en rededor y me levanté, ignorando el cuerpo tendido de Mara, con suerte en unos minutos se levantaría como siempre, y fui al mueble bar donde tomé lo que parecía algún tipo de licor caro dispuesta a echármelo sobre la mano para desinfectarla. Eso iba a doler… mucho.

Justo cuando el líquido tocó la herida la puerta se abrió. El recibimiento del que supuse sería el “Jefe” fue una sarta de improperios varios que no debería decir una mujer como yo.  Las lágrimas de dolor acompañaron a mis empañados ojos y soplé hacia la mano, en vano, para intentar mitigar el punzante y lacerante dolor. Esperaba que con esa “limpieza” al menos pudiera ver bien el fragmento de cristal clavado y extraerlo... claro que todo aquello sería más fácil cuando las lágrimas dejaran de cesar y pudiera enfocar mi vista

avatar
Katrina Alden
visitante

Femenino Cantidad de envíos : 21
Puntos : 12676
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/07/2014
Edad : 72
Localización : N.Y.

datos de personaje
Poderes: Druidismo
Armas:
Experiencia en combate:
200/200  (200/200)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you? [Arthur Gordon]

Mensaje por Arthur Gordon el Lun Ago 04, 2014 9:30 am

Comprobé que todo estuviera en orden principalmente la limpieza de la pista, ordene que se limpiara con el pretexto de que nadie se fuera a caer pero en realidad era para no ver a los neofitos lamiendo y tratando de extraer la sangre del suelo, criaturas tan primitivas y desesperadas por sangre, normalmente lo soportarían si estuviera dentro del cuerpo de los mortales pero fuera de ella se vuelve irresistible casi para cualquier vampiro con menos de cien años. Luego de esto acomode mi traje y subí las escaleras hasta mi oficina al llegar adelante pude ver como el ruso estaba tratando de resistirse se le veía moviendo la cabeza algo molesto, el tenia ya sus años de vida pero mismos así parecía una tentación para todos. Parándome delante de el le hice seña que se largara algo que no hizo esperar usando su velocidad de vampiro desapareció de allí, calculo que se fue a buscar alguna presa con la cual saciar su sed de sangre.

No demore en abrirá la puerta y sentí como el aroma a sangre y alcohol me inundaba sacudí levemente la cabeza y observe la escena, la chica herida tratándose sola y la que había mandando a ayudar estaba inconsciente a un lado de la sala, aclare la garganta tranquilamente para luego entrar a la sala y cerrar la puerta detrás de mi antes que alguno de los otros sintiera el aroma y decidiera buscar su origen. Camine como si nada hasta el estante donde tenia las bebidas mientras mencionaba tranquilamente sin mirar a la chica.

-Parece que tu amiga no resiste a la sangre.... Por cierto valiente en hacer eso sola...

Tome una de las bebidas que allí había de olor fuerte y por el reflejo del vidrio pude ver la ropa y como la chica trataba su herida, me arrodille delante de su amiga y le pase el fuerte licor por la nariz haciendo que ella comenzara a reaccionar por el golpe y me bebí el mismo sin ningún problema para luego pararme y observar a la joven inclinando levemente la cabeza a modo de saludo.

-Disculpe mi incorporarte madam, mi nombre es Arthur Gordon jefe de seguridad del pub, lamento que se halla visto envolvida en este lió de niños...

Mencione levemente para luego retirarme a mi asiento detrás del escritorio del otro lado de ambas jóvenes aun con el licor en mi mano dándole unos tragos y mirando como la mortal comenzaba a reaccionar eleve la ceja y el licor también a modo de saludo

-A su salud, a ver si no deja a su amiga desangrándose...

Mencione tranquilamente sin mas esperando la reacción de las jóvenes mientras me levantaba para comprobar la herida de la joven así de lejos sintiendo si esa quemadura con la bebida había opacado el olor a sangre y su sabor, me mordí apenas el labio deseando probarlo era imposible no querer degustarlo pero debía resistirme por el bien de la humanidad, asi que cambiando de postura
me pare en el vidrio a mirar el pub a ver si había otro problema con las manos en mi espalda.
avatar
Arthur Gordon
visitante

Cantidad de envíos : 22
Puntos : 12804
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 07/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you? [Arthur Gordon]

Mensaje por Katrina Alden el Jue Ago 14, 2014 10:33 pm

El efecto del alcohol, tras el escozor, hizo que la herida dejara de sangrar. No es que ignorara la frase de ánimo de aquel hombre pero no contesté. Me centré en sacar los resquicios de cristales que se habían incrustado en la herida y me limité a asentir, sin saber si éste lo vería o no. No desvié la vista hasta que, de reojo, observé como el cuerpo masculino se alejaba del mueble bar y se acercaba a Mara. – Mara es algo escéptica con la sangre, sí. – acabé comentando, mientras presionaba la herida con una servilleta, que había cogido previamente. El dolor estaba mitigando convirtiéndose en un hormigueo doloroso. Centré la vista en aquella imagen, Mara y el desconocido, y fruncí ligeramente el ceño. No por la imagen de ver cómo despertaba a Mara por el contraste de fuertes olores, no. Un  desagradable escalofrío me recorrió la espina dorsal, alertándome de algo, de alguien, ¿de él?.
 
Observé el perfil medio oculto por la falta de luz en aquel lugar. Ahora que me fijaba, ¿por qué había tan poca iluminación en aquel lugar?, obstaculizaba mi repentino interés en aquel individuo pero ese inconveniente se desvaneció cuando alzó el rostro y me saludó. Mi juicio se había nublado, seguro. Miré sin educación alguna aquel rostro marcado, la barba incipiente que la enmarcaba, los ojos claros que había visto con anterioridad y aquel pelo rubio algo más peinado de lo que recordaba; mi vista descendió de aquella conocida faz por el marcado cuerpo masculino, vestido en aquella ocasión con un traje. Mi traicionera mente se debatió en la comparación de aquel hombre con el traje y con el kilt, y me sorprendí a mi misma pensando que daba igual, le quedaban bien las dos vestimentas. ¿Ey? ¿Aún estaba en aquella extraña visión?. – Arthur Gordon... – repetí inconscientemente en un susurro de asombro. Tampoco fui consciente de cómo ladee la cabeza para tener un mejor ángulo de visión cuando éste se retiró hacia el asiento de su escritorio. Estaba, como vulgarmente se dice, “Agilipollada”. Presioné la herida de la palma de la mano y el dolor agudo volvió a recorrerme el cuerpo. La sangre amenazó con salir de nuevo por la presión ejercida y ello me confirmó que no estaba presa de mis visiones pero aún así no pude apartar la vista de aquel hombre.
 
Mara, por su parte, estaba recuperando la consciencia. Su rostro se había enrojecido al percatarse que estaba en el suelo y que Arthur la estaba mirando. Se reincorporó de golpe, notándose su torpeza inicial y mirando en rededor buscándome, antes de dirigirse hacia mí. – Kat, perdóname. – ni las frías manos de Mara hicieron que desviara la vista del grácil movimiento de nuestro acompañante masculino. Era consciente de mi insistente mirada y que pronto él se percataría, sino lo había hecho ya, pero seguía sin ver la relación de aquel hombre conmigo o con mi familia. - ¿Kat, estas en shock? – la voz chillona y alarmante de Mara me hizo desviar la vista de la espalda de Arthur hacia ella con cara de circunstancia. – No, no estoy en shock. Únicamente… estoy atónita con él… - parpadeé, maldiciendo para mi fuero interno el haberlo dicho, cuando la cara de Mara se iluminó con una sonrisa juguetona, aplacando su inicial preocupación por mí. – Iré a por el botiquín, así podremos vendarte. – soltó mientras guiñaba un ojo a mi cara de perplejidad y luego se acercaba a su jefe, totalmente renovada. – Cuídela, Arthur, volveré en breve con el botiquín. Suspiré cuando salió por la puerta con su radiante sonrisa de Celestina. No era lo que ella creía, para nada, pero no la sacaría de su error por ahora.
 

Me levanté del resguardo de la silla y me acerqué hacia el cristal que acaparaba tanto la atención del anfitrión. Mantuve la mano en alto, presionando el papel con la mano contraria y lo miré de reojo antes de desviar la vista hacia las luces aleatorias del pub. - Debería ser yo quién se disculpara. He acaparado su zona VIP con un desmayo, he tenido un descuido con el percance de esos hombres y he tomado prestada a una de sus camareras. He causado más molestias esta noche que cualquiera. – las luces arbitrarias al son de una música muda por el cristal no llamaron en demasía mi atención, no teniendo a Arthur, el causante de varios días de sueños intrigantes,  a mi lado pero aún así me obligué a mirar a aquellas personas bailando, ajenas a todo. – Puedo esperar en el Pub si lo prefiere. Ha sido sólo un rasguño más aparatoso que otra cosa. Así no ocuparía parte de su tiempo la educación hizo acto de presencia, aunque mi corazón se aceleró ansioso, mientras esperaba que esa misma educación no me obligara a salir por esa puerta sin las respuestas que necesitaba.


Off:
¡¡Siento la demora, Arthur!! Tómate el tiempo que necesites para postear >.<
avatar
Katrina Alden
visitante

Femenino Cantidad de envíos : 21
Puntos : 12676
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/07/2014
Edad : 72
Localización : N.Y.

datos de personaje
Poderes: Druidismo
Armas:
Experiencia en combate:
200/200  (200/200)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you? [Arthur Gordon]

Mensaje por Arthur Gordon el Dom Sep 07, 2014 3:51 pm

Estaba aun de espalda mirando el lugar escuchando como las jóvenes hablaban, podía sentir sus corazones latir de esa forma no había nada de lo que yo no pudiera escuchar estando tan cerca, sonreí levemente escuchando como ellas hablaban y como la joven decía sobre estar atónito conmigo, desvíe la mirada hacia el lado de ella buscando su mirada para luego observar como ambas se trataban la herida, la joven que se había desmayado se retira detrás de los primeros auxilios pero puedo escuchar sus pasos y se dirigía a otro lugar parece que quería dejarme a solas con esta muchacha. 


Los pasos de ella hicieron ecos en la habitación como ella se paraba a mi lado  y luego pedía perdón por todas las cosas que habían pasado no pude evitar sonreí de lado al escuchar sus palabras, una mortal pidiendo perdón, bueno ella pensaba que yo era nada menos nada mas que un simple líder,  espere que ella terminara de hablar y se hiciera el silencio en la sala antes de que volviera a pronunciarse le mencione tranquilamente ahora si girando mi cuerpo hacia ella viendo como la joven parecía algo apenada por lo que había causado así que mencione tranquilamente.


-No te preocupes por eso, cosas así pasan y debemos prestar el mejor servicio posible a nuestros clientes, ademas no hay mucha gente hoy no te preocupes por tu amiga ella se demorara igual...


Mencione haciéndole entender que yo sabia lo que estaban  haciendo pero luego escuche sus palabras parece que se había echado hacia atrás con sus intenciones me encamine dándole la espalda para sentarme  en mi escritorio analizando totalmente el cuerpo de la joven sintiendo su delicioso olor a sangre para cubrirme los labios con una mano mientras me tiraba hacia atrás en la silla y cruzaba una pierna girando la misma observando a la joven escuchando como hablaba y negué levemente mordiendo mi labio por el deseo de morderla


-No es necesario, que os apuréis para iros,  no tengo nada para hacer  así que tranquila no os pongáis nerviosa por abandonar el recinto, contadme mas sobre vos convivís con vuestra amiga o simplemente se conocen?


Mencione queriendo saber mas sobre ella y sobre su entorno, había algo en su aroma que la hacia diferente.
avatar
Arthur Gordon
visitante

Cantidad de envíos : 22
Puntos : 12804
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 07/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you? [Arthur Gordon]

Mensaje por Katrina Alden el Mar Sep 09, 2014 1:15 am

Asentí  levemente a las palabras tranquilas de mi nuevo anfitrión y acompasé mi galopante latido. Al menos había conseguido que no hiciera caso a mis palabras de salir de esas cuatro paredes que eran su despacho. Miré por la ventana cuando mencionó que Mara se retrasaría y entrecerré los ojos al ver cómo reía coquetamente a unos clientes en la barra. Pero, ¿podía ser más descarada? . Desvié la vista hacia Arthur cuando entendí que había capturado la esencia de Mara en dejarnos a solas. Sé que en mi cara podía verse reflejada mi perplejidad al percatarme pero me obligué a cerrar la boca y a sonreír cortésmente. Eso se había convertido en una reunión social, nos gustara o no.

Me apoyé en el cristal insonoro y seguí sus pasos hasta la mesa del despacho. Mi mirada recorrió de nuevo su cuerpo con un gesto ligeramente fruncido, no era para nada un intento de evaluar su marcado cuerpo enfundado en ese traje, aunque hay que decir que estaba segura que no pasaría desapercibido para muchas; si no el intento de reconocerlo en algún lugar que no fuera en mis visiones. ¿Quizás en otra vida? No recordaba otras vidas, por la Diosa, si ni siquiera recordaba muchas cosas de hace veinte años. A medida que se alejaba, más se alejaban mis pensamientos de hallar una relación a todo aquello; sin embargo, otra duda surgió en mi cabeza a medida que lo miraba con tal interés.  ¿Mantenía cierta distancia?

Parpadeé, absorta en mis propios pensamientos, cuando la masculina voz me sacó de ellos.

- Disculpe, ¿qué ha preguntado?. – me disculpé mientras intentaba enlazar sus últimas palabras. Esperé a que repitiera la pregunta y asentí. – Llevamos viviendo juntas desde hace unos cinco años. Así que no puedo decir que no la conozca.  – sonreí levemente y dudé que ese dato no lo supiera por sus empleados. - Siento que nos haya dejado solos. Es una manía obsesiva suya por querer verme emparejada con algún hombre. No se lo tengáis en cuenta, estoy segura que puede llegar a ser algo embarazosa esa actitud para los hombres - alcé la mano herida por propia costumbre, para llevarla al cuello, e hice una mueca bajándola de nuevo. ¿Por qué tenía que disculparme por todo?. Acabé suspirando levemente. me sentía estúpida, como siempre que acababa en estas situaciones.

Volví a guardar silencio y miré sus manos, su rostro y sus ojos. Lo cierto es que había algo extraño en él, algo familiar y desconocido al mismo tiempo. Abrí los labios unos segundos y volví a cerrarlos, quería preguntar pero podría sonar algo escéptica o, por qué no, acosadora. Por dios, si yo misma era consciente de que no podía apartar la vista de él desde que había visto su rostro. Al final me decidí, no podía perder nada.

- Señor Gordon, ¿nos hemos visto antes?. – por improbable que pudiera sonar la respuesta debía saberla. – Perdone que le pregunte pero es que desde hace unos minutos, cuando nuestras miradas se han cruzado, tengo la sensación de que lo conozco y no consigo quitármelo de la cabeza. – mientras hablaba no pude evitar acortar de nuevo la distancia que nos separaba y posicionarme al otro lado de la mesa que hacía de barrera entre ambos.
avatar
Katrina Alden
visitante

Femenino Cantidad de envíos : 21
Puntos : 12676
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/07/2014
Edad : 72
Localización : N.Y.

datos de personaje
Poderes: Druidismo
Armas:
Experiencia en combate:
200/200  (200/200)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Who are you? [Arthur Gordon]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.