Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hasta que te conozco {Killian}
Jue Nov 20, 2014 7:39 am por Kaya Vasíliev

» Deberes y pendientes (Thor Hadarson)
Miér Nov 19, 2014 9:13 am por Lisbeth Rivers

» Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh
Mar Nov 18, 2014 2:17 pm por Adam Meissner

» Morning Ms. Clark {Emmy}
Mar Nov 18, 2014 3:51 am por Dorian Bordeaux

» Maybe a little more (Thomas Cooper)
Dom Nov 16, 2014 5:56 am por TJ Cooper

» VIP Exclusive Night (Brian Hoffmann)
Sáb Nov 15, 2014 8:57 am por Brian C. Hoffmann

» Prueba 0 Matt Coulson
Vie Nov 14, 2014 12:16 pm por Angelus Cooper

» Something Wicked this way comes [Anne Meissner]
Vie Nov 14, 2014 8:45 am por Anne Meissner

» A grandes males, grandes remedios [Dorian]
Jue Nov 13, 2014 1:37 am por Angelus Cooper

video del foro
foros hermanos


Afiliados Elite





Afiliados normales

ACTUALIZADAS AFILIACIONES 30/08
Licencia Creative Commons

New Vampire World creado por Angelus Cooper / AlexT. se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
El Rol New Vampire World está basado en una obra de creación propia de los administradores de NVW. La base sobre la que se sostiene New Vampire World tiene todos los derechos reservados a la administración y al creador del foro Ángelus Cooper. Cualquier tipo de plagio y/o manipulación de imágenes gráficas, historia, personajes o demás documentos será denunciado.



VISÍTANOS TAMBIÉN EN:

Premiados


MEJOR PJ MASCULINO
LORENZO CASTIGLIONE
MEJOR PJ FEMENINO
ANNE MEISSNER
MEJOR ESCRITOR/A
LISBETH RIVERS
MEJOR USER
NOMBRE PJ
¿Sabías que...
Emma le tiene fobia extrema a los hospitales?

Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Adam Meissner el Dom Oct 12, 2014 12:49 pm

El haber traido a Basteth al departamento le resultaba aún algo más que arriesgado, pero el amanecer se hacía cada vez más cercano y elegir el lugar donde quedarse había sido menéster. No podía comprender aquel actuar para con la vampiresa, pero no podía dejar que algo le pasara, simplemente era muy dificil de aceptarlo y trataba de forma errática justificarlo con una especie de acción suya de vigilancia cercana hacia quien se suponía su enemiga.

"Mantén a tu enemigo lo más cerca posible, conoce sus falencias y sal victorioso."

Una simple remembranza de lo que se suponía debía hacer con ella, mantenerla cerca y observarla, conocerla bien y luego de tener todas las piezas en sus manos y toda la información posible acerca de su clan... acabar con ella. Él podría hacerlo, no?... él debía hacerlo.

-mi departamento es mas cercano que el hotel donde estás quedándote,  así que supongo no había mucha opción.

Deja su chaqueta en el sofá natuzzi de color oscuro y prosiguió a desarmar el nudo de su corbata de seda. Invadido no era el concepto que rondaba en su cabeza al pensar en aquella mujer en su espacio intimo, sino en el gran privilegio que para ella debía suponer. Su fama de playboy no era por nada en vano, su pasado estaba lleno de aventuras pasajeras y citas sin importancia,  citas que habían ocurrido en muchos lugares excepto en su territorio. Las revistas de papel couché eran testigo de ello y su familia también, algo que no era muy bien visto, él lo sabía y ya casi no le importaba... casi porque con Basteth era distinto, lo había sido desde el principio y por como eran las cosas siempre sería de esa forma.

- será hasta que el sol sea reemplazado por la luna... lo único que te pido es que al menos en este espacio las discusiones queden fuera...

Era la primera que pisaba aquel lugar, la primera en saber su verdadero oficio y la primera que había recibido la aprobación de George, una verdadera lastima, porque lo suyo no llegaría a ningún lado...de buen terminar. Abrió el bar de cedro que guardaba los vasos y se sirvió soda, refregando su rostro con su mano libre. Debía despavilarse y estar atento si es que quería mantenerse con vida. Basteth se veía una vampiresa bastante fuera de lo común, pero había que ser sinceros, ningún chupasangre era inocente del todo y las ganas de beber podían venirle en cualquier momento. 

- ¿quieres beber algo?...supongo que si puedes beber champaña, puedes beber otras cosas.

Se queda observándola con la puerta del bar abierta y la variedad de vasos de cristal suficiente para poder servirle el trago que tuviera en mente.
avatar
Adam Meissner
Cazador
Cazador

Masculino Cantidad de envíos : 66
Puntos : 13913
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Basteth Kadesh el Jue Oct 16, 2014 6:01 am

Basteth habia permanecido en silencio durante todo el viaje al apartamento de Adam, con la cara vuelta hacia la ventana.  La vista que le ofrecia NY le  habia resultado resultaba más interesante que ver  al objeto de su tormento.  Su excusa habia sido realmente patética..qué mas le daba a el si ella terminaba achicharrada bajo el sol naciente?  Pero aun asi aún asi el habia insistido hasta el punto de llevarla consigo del brazo hasta el coche. No sabia si sentirse insultada, indignada o confusa.
 
Sus ojos rasgados se entrecierran mientras ella continuaba de brazos cruzados . Ni siquiera le habia dirigido una sola palabra desde que habian salido del estacionamiento. Su cuerpo mostraba recelo y anticipación. Un Nilo infestado de cocodrilos  resultaba más seguro que la guiarida de un cazavampiros.
 
 
Sus piernas estilosas dan pasos seguros mientras se dirigia al hermoso sofa natuzzi. Tenia que admitir que Adam tenia un estilo similar al suyo, le gustó pero no pensaba realizarle un solo cumplido ya que eso probablemente haria relucir a la luz su sonrisa arrogante y resabiada que empezaba a odiar. Simplemente  se sentó y cruzo una pierna sobre la otra con elegancia, solo para aceptar una bebida fuerte que le calmara el impuso que tenia de salir corriendo en la dirección contraria.
 
- Pides mucho, Meissner. Yo también quiero algo a cambio. No discutiré aqui contigo, pero tu no me importunarás en mi investigación y en lo que me resta de mi vida. Me parece un trato justo.
 
Su mirada se vuelve hielo, clavándose en la espalda elegante que se alzaba tras esa camisa blanca e impoluta. No le extrañana porqué el habia sido objeto de tantas miradas femeninas en las dos noches que lo habia visto en público... era digno de admirar. Se queda ensimismada.. perdiéndose en cada centimetro de Adam y a la vez sintiendo cómo el poco aire que retenia en su cuerpo escapaba de sus pumones en un suspiro entrecortado que no pudi evitar... y que lo odió inmediatamente sin darse cuenta. Se pone de pie.


- Dime porqué me has traido aqui... no creo que sea porque estas preocupado de que me alcance el sol...
avatar
Basteth Kadesh
Vampiro
Vampiro

Femenino Cantidad de envíos : 67
Puntos : 13610
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 03/06/2014
Localización : NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Adam Meissner el Jue Oct 16, 2014 2:44 pm

Al parecer Basteth Kadesh no se desgastaba en ocultar su inquietud y él solo atinaba a sonreír ante sus preguntas y aunque lo mejor sería seguirle el tono y responderle sin cavilaciones, silencia a su boca traicionera y prefería ponerle atención por completo. Adam conoce bien como funciona todo eso; observación, análisis, proyección y precaución; todo aplicado al único target que tenía en mente, ella. El movimiento de su cuello al respirar y exhalar aquel suspiro descontrolado no hacen más que facilitarle el trabajo de análisis. Humedece sus labios y se encamina hacia donde la egipcia se encuentra, apoyándo su cadera  en el borde del bar de mármol gris.

-No sé porqué lo hice, ni porque sigo pensando en hacerlo y me causa curiosidad de paso el porque decidiste aceptar y venir a mi departamento... ambos sabemos que no ocurrirá nada de lo que se espera.

Disparasus palabras y se cruza de brazos ,  Kadesh ha estado a la defensiva de igual forma toda la noche y sabe que él debería cuidar sus acciones de igual modo, aunque ese es arena de otro costal.

" No vas a admitirlo...sé que evadirás, vamos preciosa no tardes en darme la razón". 

Descansa y relaja su cuello, ladeando su rostro de manera sutil para verla en un ángulo distinto. A estas alturas lo que mencione la vampiresa poco tiene de importancia, porque a cada segundo que pasa le resulta tan fácil leer lo que está sintiendo como lo es descifrar mensajes invisibles tinturados con ácido.

"¿hablarías si aplicara calor y presión sobre tí, tal como lo hago con los de tu raza?". Nota como su cuerpo vibra luego de que la enfrenta y decide acercarse un poco más, casi rozandole la seda que tiene por ropa, como si estuviera jugando a ver quien resiste más y quizás era eso, un juego disfrazando la tensa situación en la que se encontraban.

-Puedes irte si gustas, no te traje obligada, viniste porque quisiste y cualquiera sea la razón de ello, fuiste tú quien decidió.

Adam se gira y vuelve al bar, justo en el momento en que el citofono de la recepción suena y rompe el hielo en el living de su departamento.

-si... ¿Anne viene subiendo?, gracias Roberto. -

Me giro y rapidamente la cojo del brazo. - debes esperar en mi dormitorio, tengo visitas en segundos, una visita bastante inesperada de por cierto.-
avatar
Adam Meissner
Cazador
Cazador

Masculino Cantidad de envíos : 66
Puntos : 13913
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Basteth Kadesh el Lun Oct 20, 2014 11:15 pm

No queria sentir su calor. Ni su aliento. Ni su mirada de acero quémandola viva mientras la estudiaba con la curiosidad de un cazador mirando al bicho más raro jamás encontrado.

 No queria nada suyo mas que se alejara tres metros de su cuerpo al menos. 

La ponia nerviosa, aunque era una clase nervios que no tenia nada que ver con la atracción fisica que habia sentido en la inaguracion del museo. Mas bien era de esos en que faltaba sólo un empujón mñas para hacer que ella perdiera la paciencia y pasara al modo agresivo. Sus ojos esmeralda se muestran  turbios, presagiando. Era confusión, asco, excitación acentuados con una peligrosa mezcla de irritabilidad absoluta. 

El parecia saber cual era la formula exacta para hacer que Basteth perdiera sus cabales y al parecer se complacia de ello. 

Sus manos se aferran al mullido sofá quizá con demasiada fuerza mientras aguantaba las ganas de no irse al otro lado de la sala. 

Lo que esperaba es que el dejara de ser tan impertinente.

-siento decepcionarte pero no vine para satisfacer tus propias curiosidades.. para eso tienes tu manual de cazavampiros- por un instante su mirada se vuelve a el, brillando con demasiada rabia. No le seria facil perdonarle lo que habia hecho aquella noche. Pero el ya le habia cerrado la boca recordándole que habia sido ella quien habia venido por su propia voluntad. Aquello le ardió como el infierno. Aun así no dio su brazo a torcer. 

-En realidad estoy aqui para dejarte en claro los términos del viaje antes de que ..- dice furiosamente antes de sonara el pitido del inter comunicador, cosa que hizo que sus sentidos se pusieran en alerta y su cuerpo se tensara. 

Lo que le extrañó fue ese ultimo comentario que lo habrá presuntamente para calmarla. Al contrario.  Por desgracia no le dio a responder porque la dejó encerrada en su dormitorio.

.....

Su vida estaba en riesgo a cada segundo que pasaba al lado de ese hombre.
avatar
Basteth Kadesh
Vampiro
Vampiro

Femenino Cantidad de envíos : 67
Puntos : 13610
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 03/06/2014
Localización : NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Anne Meissner el Mar Oct 21, 2014 3:59 am

El edificio donde residía Adam, siempre había sido considerado como uno de los más elegantes de la zona Este de Manhattan y no me extrañaba en absoluto aquel factor. Pertenecer al Upper Est side había resultado algo bastante predecible si se pensaba en mi primo, el mantener el estilo de vida, su stándar respecto a adquisiciones y codearse con el círculo al que pertenecíamos correspondía a la carga social con la que ambos cargábamos de forma natural desde nuestro nacimiento; todo gracias al apellido impreso en nuestra ID.

Pude notar que nada había cambiado demasiado desde la última vez que había osado pisar aquel lugar. El aroma a prepotencia existía y pude olerlo desde el momento en que estacioné mi automóvil; el que a pesar de ser un modelo del año pasado, resultaba a primera vista el de aspecto menos glamoroso y llamativo.
Con paso relajado ingresé al Lobby y continué mi camino con la venia de Roberto, el conserje, quien me saludó con su clásica sonrisa plena y su apariencia bonachona. Si... nada había cambiado, nada de lo que me era ajeno había cambiado, nada de lo material o lo que se podía comprar con dinero. "El dinero puede comprar todo..." Que equivocada y ciega había estado.

Marqué el piso de Adam y cerré mis ojos. Estaba cansada y aburrida de tener que ser yo quien tuviera que ocuparme de este asunto, pero sabía que si no lo hacia los rayos y relámpagos caerían sobre quien me resultaba lo más importante desde la muerte de mi padre. Tras aquel triste recuerdo mi mano se posicionó de forma instintiva en el rústico colgante que llevaba en mi cuello. Lo presioné contra mis dedos y acaricié con cuidado, como si temiera que se rompiera.

Abrí mis ojos y el ascensor se detuvo justo en el piso donde deseaba estar. La puerta doble estaba abierta. Roberto era muy proactivo y de seguro Adam ya me esperaba con una fina copa de Champagne Ricadonna Asti, mi favorita.

El sonido de mis zapatos se vio amortiguado por el tapete árabe de finos nudos que llega solo hasta la salita de recepción, me descalcé los tacones como era mi costumbre cada vez que iba a visitarlo y me deslizo con elegancia y relajo por aquel lugar. Observo con detención las nuevas piezas de arte con la etiqueta aún puesta, se nota por el material y las finas líneas que son objetos antiguos y de pasó las etiquetas me informan silenciosamente que no ha estado muy pendiente de su espacio privado últimamente. Los muebles de tonalidades chocolate y las telas en color metálico hablan mucho más acerca de él, que lo que podría hacer cualquier revista de papel couché.

Me siento en el sofá y cruzo mis piernas, estirando mi brazo para alcanzar a ciegas la copa que sospecho, él me ofrecerá en unos segundos más y no me equivoco, recibo la copa a la vez que arrugo mi nariz cuando se me acerca. Su perfume de siempre viene mezclado con uno con notas finales más dulces, no podría confirmarlo con exactitud si correspondía a una extraña variación del mismo o si era el de una mujer; sin embargo es ese simple detalle lo que me hace presumir que lo que tanto se comentaba podría ser el comienzo de una realidad, no debo olvidar que me encuentro en el nido de uno de los solteros más codiciados de la Gran Manzana.

-Nunca fallas en estos detalles...Siento llegar tan de improvisto, pero quería verte, lo necesitaba en verdad.

Dejo que el fino brebaje baje por mi garganta y estrello mi mirada con la suya, dos miradas azulinas que chocan como océanos; podemos hablar sin trabas, nos parecemos demasiado y tenemos la suficiente confianza a pesar de ser solo primos...lo cuál deja mi camino libre para comenzar con mi discurso.
avatar
Anne Meissner
Humano
Humano

Femenino Cantidad de envíos : 156
Puntos : 14877
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 16/04/2014
Localización : Manhattan

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Adam Meissner el Mar Oct 21, 2014 1:58 pm

-no toques nada, vuelvo apenas termine.

Dejar a Basteth en el que es su lugar predilecto y de mayor privacidad le resulta extraño. El crudo sentimiento de invasión se hace palpable y presiente que puede costarle caro en el futuro. Reposa su espalda apoyado en la puerta, pensando dos veces la situación, pero sabe que no existe más alternativa que dejarla ahí, Anne no es superflua en ese sentido y si su instinto no le falla, podría adivinar que su visita algo tiene que ver con sus andanzas del último tiempo."su visita sin demora ni aviso, tan particular de Anne"

Las puertas del bar permanecían abiertas y se propuso como misión esperarla con una copa de la champaña favorita de Anne, abrir la puerta de entrada y ahuyentar con el movimiento rápido de sus manos en forma de aleteo, el perfume que había dejado Basteth en el Living. Se rascó los cabellos, desordenándolos un poco, preparándose para recibir a la única persona que parecía preocuparse porque estuviera vivo, cuidara su imagen social y de pasada espantar a las caza fortunas que lo rondaban.

Pensó mientras disfrutaba de un vaso con hielo y un cuarto de Glenfarclas de 25 años. Ella entró despampanante como solía hacerlo, con ese aire de quien sabe moverse por la vida, sin avisar ni hablar y se apoderó del espacio, se sentó con cuidado en el sofá Natuzzi oscuro y estiró su brazo, demasiado delgado comparado con la última vez que la había visto, para exigir su copa de cristal Riedel.

-Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos...

La muerte del padre de Anne había ocurrido de manera abrupta y sospechosa, sin rastros de armas, veneno ni elementos inflamables dentro del recinto, como tampoco elementos contundentes que pudieran haber ayudado al acontecimiento y todo esto se sumaba a que el caso se había cerrado de un día para otro sin más que incógnitas regadas por el camino. La curiosa y coincidente muerte de Marie, la madrastra de Anne y el distanciamiento de Francis y George, mis primos heredados. No quedaba mucho a qué aferrarse porque el dinero en este caso no había sido suficiente para continuar con el caso. Todo había quedado impune, la herencia había sido repartida y la sospechosa aparición de un testamento, habían activado mis alarmas, las redes oscuras se tejían alrededor de los meissner sin poder evitarlo. 

Apreté mis puños con fuerza e impotencia. Un par de  meses no era suficiente como para olvidar todo y dejar que el tiempo reemplazara el dolor con emociones nuevas. Nuestra familia se reducía sin poder evitarlo y la justicia estaba siendo controlada por alguien ajeno a mi alcance. Lo único que tenía entre manos era la curiosa actitud de aquel hombre, el cazador extranjero que había sido visto un par de veces con Anne y que ahora brillaba pof du ausencia. "Un amante pasajero, no... un cazador que se considere digno no pondría en riesgo  su misión, cualquiera que fuera... y pensandolo bien aquel hombre no era un novato. Había oído hablar sobre él un par de veces a lo largo de mi historia sanguinaria"

-Siento haberme ido antes de que terminara todo, pero ya sabes como detesto esas situaciones y en especial a la prensa.

Busco en mis bolsillos uno de mis cigarros y lo enciendo sin consultar previamente, ndcesitaba el sabor seco y potente de mis Camel y la supuesta intolerancia de Anne hacia el humo, no me impediría hacerlo.
avatar
Adam Meissner
Cazador
Cazador

Masculino Cantidad de envíos : 66
Puntos : 13913
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Anne Meissner el Miér Oct 22, 2014 1:46 am

Mi pecho se contrajo como si estuviera arrugándolo como un papel usado, Adam era sutil en ciertas ocasiones y aún así me había golpeado una vez más esa bruma de emociones de baja densidad. Eso ya había dejado de ser una novedad, cada vez que alguien tocaba el tema de la muerte de mi padre ocurría aquello y aunque trataba de buscarle un significado más claro, la única razón que llenaba mis pensamientos era que todo había quedado tal como en un principio: inconcluso y confuso. Apreté nuevamente el colgante con forma de media luna alargada entre mis dedos y traté de contener aquel sentimiento doloroso, el tiempo sería sabio y apaciguaría todo.

-No tienes que darme explicaciones, Adam... no te habría notado aunque hubieras estado frente a mi todo el tiempo. Son cosas que deben hacerse, ya sabes... aguantar y aparentar que puedes superarlo; sin embargo no creo que haya sido porque detestes tanto a la prensa, al menos no lo he notado así estas últimas semanas.

Desvié mi mirada para posarla sobre la decoración de estilo sobrio con objetos tribales del medio oriente, cuencos, estatuas tailandesas, cuadros con extraños signos y de mirar a través de los ventanales de piso a techo que mostraban la ciudad. Si Anne Meissner fuera hombre, estoy segura de que sería tal como Adam, eramos bastante parecidos después de todo, nos gustaban las mismas cosas, ambos éramos independientes y antes solíamos salir de fiesta juntos... pero de eso distaba mucho tiempo, ahora nuestras juntas eran más distanciadas, los lugares que visitábamos eran otros y a pesar de no haberlo planeado, había dejado de ir jugando con la variedad de hombres de nuestro círculo para enfocarme solo en uno.

- No sabía que te interesaran las intelectuales, Kadesh es un apellido bastante conocido en aquel círculo y su reputación es intachable...

Bajé mi tono de voz, en verdad detestaba tener que ser yo la que comentara sobre eso, pero no había estado espiando de todos modos, la cuervos de la prensa amarillista no había tardado en hacer noticia sobre los encuentros entre Adam y aquella mujer, llevándome los rumores a la puerta de mi oficina. Debía admitir que aquella mujer tenía una buena reputación, estudios coherentes y además era conocida de George; sin embargo había algo en ella que no me calzaba. Su imagen pulcra y seria parecía en extremo perfecta para limpiar la imagen de Adam, sin embargo su fotografía en la prensa social llevaba aquella energía que me alertaba de algo; si tan solo pudiera tener aquella perspicacia que "cabellos rebeldes" tenía, todo sería distinto.

-Deberías ser más prudente. Dime... es solo otro affaire de pasillo?, porque no lo parece...

Bebí un poco más de la champagne, esperando que el dulzor de las uvas Moscato disfrazara el tono agridulce de la situación. Detestaba estar en ese rol de moralista, más que todo porque se trataba de mi primo y no era necesario recordar que a pesar de que nuestras madres eran distintas, ambos fuimos cortados por la misma tijera. Simplemente no tenía derecho de reclamarle prudencia y mucho menos que se cuidara de los paparazzi, cuando yo había pecado de la misma forma.

-George me comentó que pensabas salir de país durante los próximos días... con ella, si vas a hacerlo por favor evita la prensa, no quisiera ver nuestro apellido en portadas de revista rosa nuevamente.
avatar
Anne Meissner
Humano
Humano

Femenino Cantidad de envíos : 156
Puntos : 14877
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 16/04/2014
Localización : Manhattan

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Adam Meissner el Miér Oct 22, 2014 7:34 am

Sonríe con sorna y decide acercarse a Anne. Aquel discurso le sabía a mierda mediocre barata. La mira con franqueza y la coge por el mentón con suavidad,  rozando su piel tersa y cuidada con tratamientos estéticos caros, dejándola al tacto como si fuera la de un niño.

-No te metas en mis asuntos, pequeña moralista de papel; porque tu tejado también es de cristal y uno muy fino ¿o me equivoco?

Su blusa Gucci de seda trenzada se entreabre, exhibiendo el comienzo de su sostén. Para la posición en que se encontraba Adam, era fácil ver más allá de eso. El encaje, satén o seda le son demasiado familiares a su vista como para sorprenderse, por lo que no es eso lo que llama su atención, porque la tela y su piel protegen un objeto de carácter de rústica manufactura; todo el conjunto en frente de sus ojos azules lo había obligado a cogerla de la muñeca, para atraerla hacia él; derramando debido a eso, un poco de su fina champaña sobre la alfombra. 

Chasquea sus dientes y sonríe con sorpresa, porque la "joya" que exhibe el pecho color madre perla de Anne, no resulta coherente a su estilo de vestir, pero si muy familiar a la de un experto cazador. El cuero que ata a la pequeña pieza afilada es oscuro y desgastado debido al uso, asemejándose a esos colgantes artesanales que usan los adolescentes cuando van de vacaciones por el trópico.

-Vaya...¿qué tenemos aquí?

No fue necesario jalar con demasiada fuerza para encerrar en su puño aquel colgante, arrebatándoselo a su prima de manera grosera e impertinente. Pudo sentir el filo de los laterales rascando contra su palma, pero lo dejo pasar por alto, porque la curiosidad primaba con aquella vibra de alerta protectora hacia Anne y de esa forma Adam no se equivocaba en sus sospechas previas. "Con que los rumores eran fidedignos, realmente estuviste con él, la interrogante ahora es: ¿hasta qué punto estuvieron involucrados?."

Mantuvo fija su mirada en aquel extraño colmillo, uno que no era humano ni tampoco animal, al menos no al 100%, era alargado y de tono blanco ahumado. Un colmillo con bastante uso sin duda. Su mente comenzó a trabajar con prestancia, abriendo sus recuerdos como si se paseara por una biblioteca: La punta, los dentecillos de los bordes laterales, la línea vertical que señalaba el camino de la raíz. Todo calzaba a la perfección y era sorprendente el hecho de que tras muchos años, podía tener uno de esos entre sus dedos. 

"Colmillo de Licántropo adulto...si, era uno bastante grande"

Adam estaba al tanto de esa clase de télesma. El cuerno de Alicor o monoceronte, el águila Bicéfara, cuerno del coral, piedra de la leche o raíz del lirio; todos ellos poseían mágicas cualidades de protección. Las culturas antiguas los hacían con regularidad. Pero Castiglione... él no era de ese tipo de cazadores o al menos no correspondía a los datos que él había estado investigando, desde que lo había visto con Anne en más de una ocasión.

El europeo podría tener muchos "apoyos" como, Meissner solía llamarles a los objetos portadores de fé; pero más que con un colmillo, podría imaginarlo con cédulas benditas, paños escolásticos o a lo más una cruz de caravaca. Pero olvidando aquellos detalles, no tan detalles; que ella lo tuviera en su poder resultaba muy curioso, pero no tan incoherente después de todo. El cazador de origen europeo estaba fuera de pantalla hacía un buen tiempo y si mantenía algún tipo de relación amorosa con Anne, lo más probable es que realmente quisiera protegerla. "¿protegerla de qué...?"

-¿Esto, quién te lo dio?, parece ser un regalo.
avatar
Adam Meissner
Cazador
Cazador

Masculino Cantidad de envíos : 66
Puntos : 13913
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Anne Meissner el Miér Oct 22, 2014 9:58 am

Su movimiento de manos por sobre mi cuello y clavículas, me pone en una actitud defensiva. Me arranca el collar que sujeta a aquella extraña piedra angular y se la queda, guardándolo en su puño abierto y mirándolo con concentración. Intento arrebatárselo, pero él eleva su brazo y con ello me lo impide. Luchar contra él sería una verdadera ridiculez, su estatura y complexión superan la mía y la de muchos hombres. Se levanta y comienza a caminar por el living hasta sentarse en el otro extremo de los sillones.

-Adam, devuélveme eso!, estás esquivando mis preguntas!


Lo sigo y le tiro de la manga de su camisa, con la clara sensación de que me será imposible revertir su actuar; porque cuando Adam desea algo lo toma sin permiso, no espera el permiso del dueño, simplemente lo hace. Su mirada es severa y analítica, y puedo observar cierto dejo a la que tenía Lorenzo. Entorno mis ojos hasta hacerlos parecer una delgada línea. Él sabe algo de lo que significa el objeto, puedo intuirlo y no me deja otra salida que escuchar sentada lo que tenga que decir, sin quejas ni reproches. Los minutos de espera pasan con lentitud y no abre sus labios si no hasta pasados los 10 minutos. La entonación de su pregunta acerca de la procedencia del colgante me deja hecha un hielo. "un regalo"

Adam sabía algo o al mens intuía de qué trata todo esto. Deseaba salir corriendo y no responder a nadie, no revelar lo que guardaba dentro de mi y ocultarme tras una cara de seriedad... porque a pesar de que la prensa pudo revelar ciertas cosas, hay muchas otras que solo mantendremos en secreto él y yo.

Lorenzo...él nunca me hizo algún regalo de ese estilo. Abrió mis ojos ante lo que de verdad aguardaba en la oscuridad, me hizo comprender lo que significa la infinita entrega cuando amas de verdad y ante todo que a pesar de ser débil puedes vencer los obstáculos que te propongas; pero un regalo como ese...

-No fue un regalo... yo...yo lo robé.

Dejo caer el peso de mis piernas sobre la alfombra como si se tratara de piedras. La sangre subió a mis mejillas, quizás por vergüenza ante lo que llegue a hacer solo para quedarme con aquel colgante o tal vez porque me sentí realmente al borde del precipicio. Y como si se tratara de una forma de evasión, comienzo a jugar con mis uñas de cuidada manicura, removiendo la pintura. Me quedo callada, hundiéndome sin desearlo en los recuerdos que mantengo sobre él. "cuánto tiempo ha pasado en verdad?...todo me resulta como si fuera un sueño..."

Adam siempre lograba lo que quería y echar un vistazo al pasado parecía inevitable. Mordí mis labios y dejé que todo aquello fluyera una vez más, aquellas memorias que resultaban más llevaderas cuando los mantenía encerradas en ese baúl sin llave que encajara con la cerradura.

Desde la primera vez que vi su torso desnudo, cuando fue herido en la tienda de armas por esos mafiosos, él lo llevaba colgando de su cuello. Parecía ser un simple colgante, pero luego comprendí que era algo especial; él lo llevaba puesto todo el tiempo: cuando se bañaba, dormía e incluso cuando estábamos juntos, después de un festín de alcohol, enredados bajo las sábanas. Si hubiera sido demasiado importante no me habría dejado cogerlo y esconderlo, porque eso era lo que había hecho. Una sucia y antigua treta, pero gracias a ella tenía algo que le había pertenecido a él.

Me levanté del sofá de cuero y caminé hacia el otro costado, quedándome de pie frente a él; bajé mi mano y le rocé con los dedos de manera sutil para reclamar lo que era mio. Sus manos eran dueñas de una piel cuidada, considerando que era un hombre, más las palmas eran callosas y secas.

-No te pongas así, es solo un colgante...uno que no fue muy importante para su dueño, porque que nunca fue reclamado...
avatar
Anne Meissner
Humano
Humano

Femenino Cantidad de envíos : 156
Puntos : 14877
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 16/04/2014
Localización : Manhattan

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Adam Meissner el Miér Oct 22, 2014 1:13 pm

Una sonrisa ladeada y seca le llenó los labios, Anne se notaba que estaba en jaque mate, nadie podía negar aquello y era fácil leer en su mirada lo atrapada que se encontraba; una extraña mezcla de emociones  se enredaron en su pecho; podía elegir entre sentir la victoria de haberla descubierto `in fraganti´ y la preocupación acerca de cómo se sentía ella en realidad. Aparentar fortaleza cuando se trataba de emociones resultaba algo inutil al final, nadie podía combatir eso, ni el más tosco, ni el mas serio.

-Creo que no estás tomándole el peso al asunto...reclamado o no, esto no es un simple "colgante".

Retrocedió en el asiento del sofá , evitando que ella se acercara a arrebatarle el objeto en cuestión. Anne ignoraba el verdadero poder del colmillo y él en cambio lo podría reconocer incluso mezclado entre miles de dientes de animales, marinos o terrestres, ese era su trabajo, ese era su misión y aunque revelar ante su prima la cruda realidad, podría resultar chocante, lo justo era lo justo y lo mismo ocurría con la familia. Dejarla en la ignorancia sería un acto tanto egoísta como irresponsable, el conocimiento es poder y el poder debe respetarse. 

Se levantó y se encaminó hasta la gran biblioteca empotrada en el costado izquierdo de la pared, llena de tomos de tapa gruesa, forrados en cuero o terciopelo. Una verdadera colección, acumulada a través de los años que marcaron su vida como cazador. Sus yemas tocaron las letras doradas y platinadas en relieve, los títulos en Italiano, Francés , Inglés e incluso Latin, brillaban como queriendo resultar elegidos por él. Más se decantó por un tomo delgado y bastante desgastado, con cobertura oscura y letras en un gris pálido. Abrió una página determinada, que tenía el contenido que estaba buscando según el índice:

-Télesma...Figura a la cual se atribuyen virtudes sobrenaturales.- Abrió otra página casi al final del tomo y tras aclarar su garganta, continuó leyendo con seriedad y lentitud solemne. 

-El colmillo representa la fuerza humana, su conexión ancestral con los espíritus de los animales, aquellos que en la noche de los tiempos eran la encarnación de sus temores y a los que debía enfrentarse para sobrevivir. Así, el colmillo del animal vencido portado en el cuello encarnaba el espíritu que ahora estaba al servicio del hombre, su vencedor. Portar un colmillo en el cuello simboliza la capacidad de superar a los adversarios, y el poder del hombre para erigirse director de los acontecimientos y superar cualquier obstáculo. Hace surgir de lo más profundo una fuerza innata que nos conecta con ancestrales poderes y nos hace invencibles...

Cerró el libro y volvió a guardarlo en la biblioteca, apoyando su espalda en ella y concentrando su mirada en la de Anne. No había mucho más que decir, la verdad estaba frente a sus ojos y sólo faltaba que Anne abriera su sensual y perfectamente delineada boca para aceptar lo que había ocurrido entre aquel extranjero y ella, asumiendo como primer paso, la situación y sus consecuencias.

-Quien lo diría,  Castiglione no es más que un hombre protector y supersticioso, además de un experto en desaparecer.

Se acercó a ella y se sentó a su lado, cogiéndo uno de los mechones que habían escapado del moño. A excepción de esos, sus cabellos castaños estaban perfectos y ordenados, cubiertos por ese perfume dulce y cítrico a la vez. Mientras su mirada estaba distante. Acarició su frente y estiró las pequeñas arrugas que se habían formado sobre su piel. Anne no era más que una mujer enamorada, bastante inocente e ilusa.

-Un cazador nunca deja cabos sueltos  y si crees que él lo ha hecho, entonces deberías volver sobre tus pensamientos y corregirlos.

Su boca quedó entreabierta al igual que sus ojos. Sin haberlo diagramado en su cerebro,  había cometido un descuido de gran magnitud. " nunca debes revelar tu identidad, por seguridad tuya y de los que amas". Sin querer se había distendido con quien era la persona más cercana a él y de paso había violado uno de los principales códices que todo cazador promete cumplir, independiente de sus creencias o motivaciones  y aunque Adam no tenía Dios ni Jefe a quien cumplir, un códice era un códice. Rascó sus cabellos de manera nerviosa y se levantó manteniendo la calma. Pero Ya estaba hecho, ignorar la realidad solo hacía visible la estupidez.

-supongo que con esto ya no quedan secretos entre nosotros... todo lo que te digo lo hago porque se lo que conlleva todo esto, los riesgos, dificultades, sacrificios o como quieras llamarle...

Llevó sus manos a su rostro, cubriendolo y  resfregandolo un par de veces a modo de despabilarse. 

-llevas ese talisman, estás protegida e independiente de lo que haya sucedido entre ustedes, no deberías tomarlo gratuitamente...eso no existe para nosotros, cree lo que te digo; porque yo también soy uno de ellos. Yo también soy un cazador.
avatar
Adam Meissner
Cazador
Cazador

Masculino Cantidad de envíos : 66
Puntos : 13913
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Anne Meissner el Jue Oct 23, 2014 9:36 am

Una de las tantas cosas que podría agradecer ante los inconvenientes y vivencias del último período, era el de la capacidad, desarrollada a la fuerza. de absorber noticias y confesiones de gran impacto. Por lo general la actitud a tomar siempre comenzaba por el asombro, la negación, la duda y luego la aceptación. Curiosamente esas fases eran muy similares a lo que ocurría cuando se recibía alguna decepción emocional.

Con la tranquilidad que no tenía antes, me había vuelto a sentar en aquel sofá de cuero negro, escuchando con atención y respeto lo que Adam me contaba. El contenido de su historia era sustancial. No era una suposición o dato encontrado por ahí, mi primo contaba con una amplia base de información; libros especializados en el tema, registros históricos y nada menos que su propia experiencia dentro de aquel mundo de muerte y venganza.

Estaba Hablaba en serio y tal cómo el mismo confesaba "un cazador nunca deja cosas al azar..."

él se movía por la sala del living y me daba la impresión que eso le ayudaba a enfocar todo lo que estaba confesando, porque no se suponía que ello tratara de algo ligero de comprender. Abrir la mente a lo que se trazaba tras ese simple amuleto cambiaba las reglas del juego y aún más, modificaba el rol de las personas en cuestión. Él era un cazador...quizás tal como lo era Lorenzo, pero la duda que se ubicaba en primer lugar era el por qué él había comenzado este tipo de vida.

-Es como si estuviera dentro de una fantasía...nada es lo que parece ser.

El talésma que había robado a mi antiguo amante, seguía aún en poder de Adam. me había parecido en un comienzo de lo más inofensivo y aunque según Adam no lo era en absoluto, me resultaba difícil creer todo aquello a pesar de que sabía que él no mentiría y menos me alertaría en vano. "Cazadores... qué buscan realmente?, qué había detrás de todo esto?"

-Hay muchas interrogantes flotando en el aire, pero quiero comenzar por el principio y saber que buscas tras todo esto?... pareces conocer a Castiglione mucho más allá de tu investigación, perteneces al mismo grupo de cazadores que él?

Trataba de hablar con calma, pensando bien mis preguntas, quería saber todo desde su parte, sin revelar mucho acerca de Lorenzo. Mi instinto quería continuar protegiéndolo de alguna manera; algo bastante inocente de mi parte porque yo solo era una mujer común y corriente. Mi apellido me entregaba algo de fama y bastante dinero heredado, mientras él... él pertenecía a otro mundo, uno oscuro y bastante por debajo del ojo público. Lorenzo sabía como salir salvo de todo o eso al menos era lo que deseaba creer.

-Que tipo de riesgos estás afrontando?...quien más sabe todo esto?, esa mujer, Basteth Kadesh sabe sobre esto?
avatar
Anne Meissner
Humano
Humano

Femenino Cantidad de envíos : 156
Puntos : 14877
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 16/04/2014
Localización : Manhattan

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Basteth Kadesh el Vie Oct 24, 2014 9:37 am

Como una esfinge egipcia, ella se queda en medio de aquella solitaria habitación a la espera. Su rostro imperturbable permanecia sereno mientras un extraño brillo iluminaba su mirada dandole un aspecto más sobrenatural que humano. Quizá era su mounstro interior el que resurgia a la luz o era la propia curiosidad de Basteth la que se estaba gestando en ese preciso instante. Resultaba inaudito que aquel cazador abriera sus puertas a su lugar más intimo.
 
la habitación reflejaba la personalidad de su dueño. Pulcro y minimalista de gustos terriblemente caros y sofisticados... sus dedos rozan perezosamente ahora la suavidad de la tela que cubria aquella cama majestuosa mientras barria con la mirada y observaba cada pequeño detalle mientras en su mente se creaba un pequeño perfil de Adam. Mas la naturaleza propia de un vampiro habia hecho que examinara todo con la meticulosidad de su trabajo. No habia ningun indicio de que hubiera algo extraño en aquella habitación que clamara a gritos la doble vida de Meissner mas no habia nada... salvo...
 
Su inquietud le lleva a encontrar un pequeño boton oculto tras la mesilla de noche. Se produjo un ligero click inesperado y de la nada un cuadro decorativo despejó al camino para revelar una ventana secreta que mostraba las armas de un cazador. Mientras los observaba en silencio sentia cómo una arcada cruzaba por su cuerpo en ese instant, haciendo que ella se alejara de aquel rincon claramente asqueada.  Estaba en el cuarto de un asesino sin escrupulos, un sicario que mataba con el pretexto de eliminar el mal de su mundo mortal. Era cruel y despiadado. No haia más que esperar de el o si?
 
Parte de ella escuchaba bastante escéptica la conversación que el estaba llevando con aquella mujer. No le interesaba el misterio que rondaba alrededor de la familia Meisnner; no pertenecia a ese mundo de asesinatos, venganzas y misterios ni mucho menos ella tenia que ver con ese lio entre cazadores y vampiros.  Su lugar se encontraba entre momias, cultura y conocimiento. No prestó mas atención hasta que escuchó  su nombre pronunciarse varias veces  casi como si se invocase al demonio. Agudizó mas su oido y esperó a ver qué era lo que Adam tenia que decir, teniendo muy en claro que si esa humana no paraba de hacer preguntas indebidas no dudaria en actuar.
avatar
Basteth Kadesh
Vampiro
Vampiro

Femenino Cantidad de envíos : 67
Puntos : 13610
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 03/06/2014
Localización : NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Adam Meissner el Sáb Oct 25, 2014 2:59 am

Carraspea y trata de tragar con calma, al parecer Anne ha asumido bastante bien su confesión, pero las preguntas repentinas le hacen el camino algo dificl. Hablar de su intimidad y de su otra identidad, no era algo que soliera ocurrir, mucho menos cuando contaba con una vampireza cerca, en un espacio de no más de 120 metros cuadrados. En cuanto a Castiglione, su conocimiento se limitaba solamente a lo que le había contado,  el extranjero sabía como hacer para ocultarse y tampoco se trataba de un espía que investigaba sobre todo personaje con quien salía su prima.

Volvió a rascarse los cabellos y se sentó en la esquina del sofá de un cuerpo.

- Suena irreal, pero es la pura e intrincada realidad, no toda las personas que ves son humanos... por otro lado no pertenezco al mismo "grupo" de cazadores que tu amigo. Ni siquiera sé muy bien cuál es su misión ni con quienes se relaciona en específico, si su nombre es real o si está dentro o fuera del país, inclusive si está vivo o muerto.

Apoya las palmas de sus manos sobre los pantalones de tela. Las glándulas sudoriparas empiezan a trabajar, humedeciendo la piel y sin poder cambiar el rumbo de las cosas intenta ser lo más sincero posible sin desgastarse en explicaciones extensas y detalladas que no debía dar ante nadie. Siempre había estado solo ni siquiera Victor, su hermano, había querido sumarse a sus motivos de venganza. Ser cazador conlleva a una vida solitaria y bastante práctica. No hay tiempo para profundizar en la vida de nadie, porque la muerte está a la vuelta de la esquina. "Tomas lo que quieres sin más, la vida es corta y sería de mal gusto rechazar los regalos que ella nos da"

-No es que tengamos que pertenecer a un grupo en especifico, cada quien tiene sus motivos para actuar como sea necesario y los inconvenientes o peligros son los que cualquier persona puede correr cuando se enfrenta en una batalla de vida a muerte con otra.

Saca otro cigarrillo y comienza a fumar. El tabaco importado, el café y una buena tenida de ropa; eran placeres que no podía faltar dentro de su mundo; eso y por supuesto las mujeres...

Observó el talismán por última vez y se lo estiró a Anne, ella debía conservarlo. El motivo de que lo portara no dejaba de causarle curiosidad, protección de ese nivel en tiempos actuales no era algo común, ni tampoco gratuito. Algo debía de haber escondido y él debería averiguarlo. Pero lo primero era lo primero y Anne estaba siendo bastante acuciosa preguntando sobre el tema de Basteth. Era cierto que tenerla en su departamento solo hacía de la situación algo bastante arriesgada y casi contradictoria, pero él se encargaría de ella y aunque detestara tener que protegerla del entorno, si quería hacer las cosas bien, era lo necesario. Debía mantenerla cerca. 

Cruzó su pierna al paso que la bocanada de humo se filtraba por sus labios entreabiertos. Miro hacia el techo y luego hacia Anne, encontrando el tono y vocablos adecuados.

-No quiero ser descortés, pero...no metas a Basteth dentro de esto. Ella sabe lo que es debido saber y se trata solo de una amiga con la cuál tenemos intereses y proyectos en común.

Fumó nuevamente y soltó una bocanada de mayor extensión que cubrió su rostro por completo y luego olfateó con asumido deleite. 

- Sea lo que sea que te haya contado George, solo son especulaciones de un viejo de corazón idealista y con mucho tiempo libre...hay cosas más importantes de qué preocuparse por ahora, como es el caso de la desaparición de tu madrastra.- frunció su boca en una mueca y volvió a fumar. - Esa mujer nunca me dio buena espina... no me trago su desaparición de un día para otro, te la crees tú?
avatar
Adam Meissner
Cazador
Cazador

Masculino Cantidad de envíos : 66
Puntos : 13913
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Anne Meissner el Mar Oct 28, 2014 9:50 am

"vivo o muerto..."

El aroma a tabaco con chocolate se coló por mis fosas nasales. Mi mente estaba muy lejos de ahí, pero sabía que debía de mantener al menos la compostura. Estaba no podía dejar de retener a Lorenzo en mi cabeza.

Alcancé a escuchar la relación que tenía con esa mujer con quien se le había visto en varios medios y suspiré silenciosamente...después de todo lo que había compartido conmigo, lo que hiciera con sus amigas había dejado de interesarme. Después de todo sus relaciones eran solo juegos. "qué peligro había en ello?... Adam siempre a huido del compromiso". Lo mismo ocurría con sus comentarios acerca de lo que George me había contado. Ambos sabíamos que el tío George aún seguía con la intensión de que Adam encarrilara su vida amorosa. Soportaba que Adam jugueteara con mujeres como quien juega al poker, solamente con la ilusión de que él continuara visitando aquella mansión... lo trataba como si realmente fuera su hijo.

-No volveré a preguntar, después de todo, esa mujer no parece calzar con tus estereotipos.

Una segunda bocanada de tabaco escapó y me sentí como si fuera Alicia en el País de las maravillas hablando con la gran oruga. "Adam, mi primo...es realmente un cazador..." recién estaba asimilando la información y no estaba de más ponerme en su lugar. Estar en riesgo continuo y mantener el odio como un ingrediente permanente, debía de ser muy agotador. Por otra parte, a pesar de que se movía en el mismo planeta que Lorenzo, no tenía nada nuevo que contarme acerca de él. La desilusión se volcó en mi interior. No quería pensar siquiera la opción de no volver a verlo nunca más.

Di un respingo al sentir el tacto frío del amuleto nuevamente en mi mano y al tiempo que volvía a poner el colgante alrededor de mi cuello, con aquel dolor en mi pecho que volvió a hacerse presente.
 Levanté la mirada cuando me comentó sus sospechas hacia Marie; me encontraba nuevamente lejos de poder tocar piso firme, sin ninguna pista, sin ningún indicio de hacia donde debían avanzar las piezas de ese juego de ajedrez... decir la verdad acerca de esa mujer no era conveniente.

-Marie siempre fue extraña y respecto al caso quisiera confiar en lo que dictaminó la justicia y el departamento de policía... ella está muerta.

Mentí acerca de ello, no porque ella estuviera viva, sino porque si Adam se enteraba de todo lo ocurrido me retendría en su departamento, privándome de libertad. La sobre protección era quizás una característica de los Meissner. Ya había pasado bastante tiempo y no era necesario retroceder sobre aquello ni recordar lo que había hecho, agradecí el haber llevado puesto el reloj de muñeca... de esa forma nadie podría sospechar que su elegante fachada ocultaba una larga cicatriz con tonos blanquecinos, un pequeño recordatorio de aquella jornada.

-El caso está cerrado y todo ha vuelto a la normalidad, la revista e inversiones que mi padre me heredó están bien y ya firmé una alianza con Von Müller, tal como mi padre dejó escrito en su testamento.

Un escalofrío me recorrió la espalda, no había mencionado a Joseph que estaría afuera y ya era demasiado tarde para mencionarlo a través de un mensaje de texto. Un pinchazo golpeó mi nuca y sentí ganas de regresar a la oficina casi como si se tratara de una urgencia.

"este dolor, nuevamente este dolor..."
avatar
Anne Meissner
Humano
Humano

Femenino Cantidad de envíos : 156
Puntos : 14877
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 16/04/2014
Localización : Manhattan

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Adam Meissner el Miér Nov 05, 2014 12:48 pm

Una larga y definitiva aspirada y el humo volvió a cubrir su rostro. Adam sabía que debía dejar de fumar, al menos por respeto a su prima; pero últimamente poco le importaba lo que debía o no hacer, mucho menos dentro de su departamento. Su espacio privado era el único refugio que mantenía hasta el momento y lo protegía bastante bien. Hasta la fecha solamente Anne y pequeña parte de su familia sabía que se encontraba residiendo en aquel piso y bueno, ahora Basteth. "quizás debiese cobrar algún tipo de garantía a la bella sanguijuela... es una lástima que no pueda hacerlo a gusto con carta abierta."

-Quédate con eso, es lo más sano y seguro por el momento para ti. La justicia ya hizo lo suyo tú dedicate a trabajar duro y focalizarte en mantener el equilibrio que se desvirtuó en el último tiempo. 

Porque él no se lo creía en absoluto, sospechaba sin tapujos ni reprimendas que algo raro había en todo aquello y no descansaría hasta ver la prueba definitiva de huesos, carne o pellejo pertenecientes a aquella mujer. Tan solo el acto de visualizar a Marie muerta le parecía  un asunto que calzaba enigmáticamente con la situación, casi como si se tratase de un plan maestro. Anne estaba libre de intermediarios para manejar los negocios a gusto. A excepción, claro, de su nuevo socio.

-No sabía que el testamento fuera tan severo ni que incluyera ese tipo de condiciones, pero bueno, nada distinto podríamos esperar de tu magno padre.

"Joseph Von Müller." bufó mientras pensaba que no era nada extraño que su tío quisiera proteger sus bienes y guiar a Anne bajo la protección de uno de sus hombres de confianza. Aquel hombre de nombre tan bullado, debía tener sus blancas y negras...nadie que se considerara empresario exitoso podía ostentar de manos blancas. Eso lo sabía de primera mano, Adam tampoco podía vanagloriarse de tenerlas así. Los negocios eran una verdadera selva. ¿Quieres escalar?; prepara tus armas y a la batalla. Primero debes aniquilar a alguien, pisotear y hundir. No era necesario mucha investigación para deducir que Von Müller no era diferente 

"¿Qué tan confiable eres? Podemos averiguarlo más tarde."

Apagó en cigarro contra el cenicero metálico y se acercó a su prima apoyando su palma en el hombro de la chica.

-Sólo no te vayas a confiar, ese hombre está en el visor de la farándula hace tiempo y por lo visto no le pegas a la suerte cuando se trata de elegir compañía.

Volvió a levantarse y observó el pasillo que dirigía a su habitación. Kadesh, ella de seguro estaría esperando impaciente a que la liberara de su habitación. Una sonrisa de lado se convirtió despues de unos instantes en una abierta y pícara. La idea de encerrarla y hacerla enervar le parecía tan atractiva como el retenerla entre su cuerpo y la pared, rodear su cuello con sus manos hasta dejarla sin aire que tomar y obligarla de paso a rendirse a lo que él deseara. Podría perdonarla de estar dentro de sus fantasías imposibles, pero ella era la culpable de ser tan hermosa e indiferente, una mezcla casi predilecta de sus gustos. "Necesito un trago que haga parar la estupidez y de paso una ducha fría". 

-¿Estás más clara ahora? ¿o quieres seguir dándomelas por mi comportamiento que humilla nuestro apellido y a la sagrada familia?, podría cobrarte extra por la sesión psico-terapéutica que te di.
avatar
Adam Meissner
Cazador
Cazador

Masculino Cantidad de envíos : 66
Puntos : 13913
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Anne Meissner el Jue Nov 06, 2014 6:57 am

-Qué gracioso...

Hago muecas  de inconformidad mientras entrecierro mis ojos y trato de mantener la compostura y temple adecuados para fingir ante el dolor que puja dentro de mi pecho y mi nuca, como si quisiera salir a través de la tela de mi blusa y jala mis cabellos. La mano de Adam ha dejado una sensación de calidez que no había esperado añorar, se siente bien estar aquí, conversando de temas serios, de temas importantes y complejos de digerir, conocer que es lo que opina de todo, haciendo uso de su trémula sinceridad.

Devuelvo el colgante al lugar donde pertenece, mi cuello; y dejo que el frío del metal que rodea al colmillo vuelva a tomar calor de mi piel. Entonces, como si fuera un acto mágico o el efecto perfecto de un placebo; el dolor e incomodidad que sentía disminuye poco a poco. Se que debo ir marchando, me esperan unas cuantas reuniones de comité con mi aún no expuesto a la prensa, "nuevo socio".

Desde hacía unas semanas el estar con Von Müller se había tornado un arma de doble filo. Nadie podía negar que era habilidoso y prolijo en todo lo que hacía, en especial cuando se trataba de socializar, lo que sin duda, provocaba la admiración de los demás; más no de mi parte. El miedo y rechazo se apoderaban de mi cuando estábamos cerca, realmente me incomodaba su actitud dominante y posesiva para conmigo; el tacto de su piel, su mirada fría como cristal de jade y su pose de manda-más. Trataba de evadir lo máximo posible nuestras juntas privadas y por supuesto el asistir a eventos en conjunto, pero cuando nos separábamos los dolores dentro de mi pecho y cabeza retornaban, junto con las detestables ansias de tenerlo cerca.

"Padre...realmente querías que Joseph estuviera cerca de mi?"

Comentarle eso a mi primo sería el colmo, ya era suficiente con lo que se había enterado y en vez de quejarme debía prestar atención a lo que debía hacer: mantener el nombre de mi padre en alto.

-No pienso pagarte un peso, porque ya me voy...

Me levanto sin saber muy bien como ordenar en mi cabeza todo lo que habíamos conversado. En un corto tiempo había abierto una de las pocas ventanas que había construido hacia los recuerdos y expuesto gran parte de lo que consideraba mantener oculto ante mi primo. Pero la opción de retroceder estaba tachada de antemano, ya no había vuelta atrás, aunque lo deseara.

Me calzo los tacones nuevamente y cierro mi abrigo. -Espero verte pronto o al menos saber de ti por e-mail cuando te encuentres fuera del país.- El malestar en mi cabeza vuelve a hacerse presente. Me compongo gracias a una buena actuación y de paso me afirmo en la pared de manera disimulada.

El pomo de la puerta cede con suavidad y me despido de Adam con un beso en su mejilla, teniendo cuidado de no caer cuando me empino sobre mis tacones para alcanzar su rostro. Lo miro a los ojos y sonrío. -La próxima vez que vea tu rostro en alguna revista, por favor... límpiate el labial de la mejilla.

Saco la publicación de revista rosa que tenía como prueba recriminadora desde un principio y se la choco contra el torso. En ella aparecía de lado, sosteniendo por la cintura a aquella mujer de largos y oscuros cabellos. En su mejilla el rastro inconfundible del color carmesí del labial de la mujer los delataba o al menos dejaba rastros de una conexión más intima que una simple amistad. -Nos vemos.

Ingreso al ascensor y saco un cigarro de aquellos que pude rescatar de irse a la basura aquella noche lluviosa de varios días atrás, en la que mi alma quedó hecha trizas. No solía hacerlo... no solía fumar y detestaba el humo, pero de alguna manera aquel acto se había vuelto una costumbre que me relajaba cuando me encontraba bajo mucha presión. Debía ser más cuidadosa y evitar fumar tanto, sólo quedaban cuatro de los largos tubos en la cajetilla. Lo encendí y mantuve entre mis labios... aspirando despacio y tosiendo un poco, cada vez menos. Entonces me deslicé hasta el piso pegando mi espalda en los espejos, disfrutando del viaje que me llevaba hacia la imagen de mi cazador escurridizo.

"dónde estás?..."
avatar
Anne Meissner
Humano
Humano

Femenino Cantidad de envíos : 156
Puntos : 14877
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 16/04/2014
Localización : Manhattan

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Adam Meissner el Vie Nov 07, 2014 12:53 pm

-¡Hey!.. eso no-es-lo-qu...

Ella no le dejó tiempo para terminar su reclamo siquiera. Se marchó sin más explicaciones que la acción de levantarse, coger sus cosas, despedirse con un beso en la mejilla y dejarle la prueba fehaciente de lo que venía a reprocharle desde un comienzo. Se trataba de él y Basteth, capturados por un paparazzi en una revista de farándula. Se quedó atónito, con los ojos abiertos como platos y el principio de un extraño calor en el rostro.

Volvió su vista a la revista y frunció el ceño, chasqueando sus lengua contra el paladar a la vez que analizaba la imagen con detención.

"¡Qué mierda! rastros de labial en la mejilla...podría haber sido hasta restos del saludo de alguna de esas viejas pretenciosas..."

Dejó caer la revista sobre el sofá, restándole importancia y estiró los brazos hacia atrás, contorsionando su espalda, haciendo resonar sus huesos. El escenario había cambiado según lo previsto: menos protagonistas, situaciones inconclusas y supuestamente las complicaciones habían aumentado. 

Temió, por primera vez en mucho tiempo, por el bienestar de su prima. No había peor factor dentro de una disyuntiva racional que las emociones con cabos sueltos y podía imaginar como Anne intentaría retener aquel hilo que la unía al cazador. Sin embargo ella olvidaba un detalle: las emociones no pueden controlarse ni mantener sin un estímulo de contra parte y Lorenzo  Castiglione había desaparecido de un día para otro; también se le culpaba de la muerte de su padre y para empeorar las cosas era un cazador como él.

"De seguro esta será una de cuantas veces en que vengas a a descargar tus emociones reprimidas y en ese entonces, espero poder tener la moral para ayudarte al menos como un buen oído."

Sus pasos se dirigieron hacia el pasillo que llevaba a la habitación, se detuvo frente a la puerta y trató de captar los sonidos al interior. Nada.
Expulsó un murmullo silencioso y prolongado. Basteth podría estar sentada o recostada sobre la suave colcha rellena de plumas de ganso que descansaba sobre la cama. Los vampiros tenían buena vista, oído y eran hábiles en pasar inadvertidos, así que no sería sorpresa el que ella hubiera escuchado todo lo que había sucedido en el salón del living.

- Ya se ha marchado...puedes salir.

Él también se encontraba en una encrucijada y no existía mayor responsabilidad que la suya en aquel tema. Escapar de los problemas nunca era una buena opción, pero ¿cómo determinar lo que debía hacer, cuando ni siquiera recordaba como había comenzado su historia llena de contradicciones con Kadesh?.

Con ella todo había sido muy diferente a lo que acostumbraba hacer. Apretar el gatillo contra su esbelta figura habría sido tan predecible como un juego de niños, habría calzado perfectamente dentro de su récord de asesinatos a seres nocturnos. El robo en el museo, las alarmas de incendio y el desastre habrían sido la excusa perfecta para ocultar su verdadera identidad mientras eliminaba a uno de sus enemigos letales. Pero no lo había hecho.
Ahora ella permanecía en su refugio, estaba en su dormitorio y había escuchado la historia de su prima.  "¿cuándo se me ocurrió permitir todo esto?... ¿por qué me detuve a pensar lo que tengo como misión realizar?"
Un simple obstáculo en el camino se había tornado un problema de ligas mayores. Estaba confundido tratando de salir de aquel laberinto mental, que minuto a minuto se volvía más intrincado y envolvente. Se refregó el rostro una vez más y apoyó su frente contra la puerta de su dormitorio, esperando escuchar alguna señal de que la vampiresa se encontraba en el interior.

-¿Basteth?


Movió la manilla para abrir la puerta y una vez extendida la bisagra él se detuvo en el límite que separaba el pasillo de su dormitorio observándola sin inhibición. Deshacerse de ella sería aún más complejo y al parecer no había nada más que admitir la verdad: ella era hermosa e irresistible, una enemiga natural de la cuál conocía su nombre y apellido. Ella era peligrosa...porque él la deseaba.
avatar
Adam Meissner
Cazador
Cazador

Masculino Cantidad de envíos : 66
Puntos : 13913
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Basteth Kadesh el Mar Nov 18, 2014 12:00 am

Aunque habia silencio, ella no escucho la voz de Adam. Su mente se hallaba en una disyuntiva emocional, fruto de la conversación que habia tenido lugar unos instantes atrás. Ni siquiera el suave olor del puro habia conseguido persuadirla de que no escuchara. 

Al darse cuenta de que ya no estaba sola, alzó la vista. Sus ojos brillaban como dos perlas en la oscuridad mientras que su mente trabajaba en diseccionar cada palabra que el habia pronunciado, pero no habia tenido éxito. 

Su esbelto cuerpo se erguia hasta quedar de pie frente a el. Ni la mas hermosa tela habia podido ocultar la tensión que proyectaba su cuerpo. Rigida, como la esfinge egipcia que custodiaba sus grandiosas pirámides pero sin carecer de la hermosira propia de una dama que gozaba de la belleza eterna. Cualquiera se habria quedado rendido ante aquella vision.. pero muy pocos habian tenido el valor de desafiarla y mucho menos encerrarla bajo llave entre cuatro paredes. 

 Porqué demonios no podia dejar de mirarlo? porque sus ojos esquivaban los suyos para acariciar la linea de su mentón.. porqué con solamente su presencia hacia que perdieria los nervios con tan solo respirar?.

o mas bien la pregunta era... porqué el la habia protegido de las acusaciones de su querida prima? 

Sin darse cuenta la distancia se habia hecho menor. Estaban frente a frente... casi podia degustar el puro que instantes habia estado en la boca de ese hombre. 

El que habia hecho que el odio naciera en su interior.

Sus ojos se entrecierran como un gato receloso al ver el carmin quemanchaba su mejilla y alarga una mano para borrarle en una abrupta caricia la ridicula huella del Casa Nova, sintiendo extrañamente cómo la sangre le bullia con solo ver el maquillaje en su piel. Sin embargo. lejos de quitar la mano con asco, sorprendentemente le habia tomado del menton con inusitada fuerza y no le soltaba. 

Sus ojos le fulminaban, buscando algo que haya omitodo. No concebia que en el cupiera la bondad. Era  implulsivo y caprichoso. No aceptaba un no por respuesta y claramente no le importaba otra cosa que no fuera el y su absurda mision de cazador.. aun asi tenia ante ella  a una persona completamente distinta de la que habia conocido. No podia negar lo que sus ojos percibian en aquel momento.. vulnerabilidad..emtrega total... afan por proteger a la gente que le importa..


- Quizá te haya juzgado mal...- murmura en un susurro mientras su mano se volvia en la exension de una caricia que le dedica desde el mentón.. a su mejilla y propiamente a su cuello descubierto. Pronto la apartó y se alejó de el para darle paso a la alcoba. Se volvió hacia la aventana viendo los primeros rayos de sol.
avatar
Basteth Kadesh
Vampiro
Vampiro

Femenino Cantidad de envíos : 67
Puntos : 13610
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 03/06/2014
Localización : NY

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Adam Meissner el Mar Nov 18, 2014 2:17 pm

Su imaginación poco había podido jugar con la imagen de la vampiresa y su osada intervención. El acercársele de esa forma provocativa y con el velo de la duda en su mirada amatista, era algo que podría socavar cualquier intento de mantener la calma, al menos para un hombre, un humano como él. Tragó saliva de manera silenciosa y decidió que aquella batalla no la perdería, mucho menos contra ella. Estaba en su terreno, estaba bajo su control o al menos de eso quería convencerse.

Pensó que faltaría poco para que su defensa se trizara, cuando ella osó rozarle la piel con el gélido frescor de su naturaleza, más él aguantó. Lo hizo cuando ella tensó su cuerpo y escondió su vista de la suya; lo hizo también cuando estaba tan cerca de él que podía respirar su aroma a magnolias nocturnas, con ese tono dulzón que le penetraba hasta la espina dorsal y le arremolinaba el pecho.

Pero no había acabado aún, ¿cómo podría hacerlo sin tratar de analizarlo antes y sorprenderlo con su impredecible actitud; suave pero agreste al final?. Lo tomó de la barbilla  con propiedad y sentido de dominación, lo escrutó con paciencia y luego de recorrerle la mejilla con sus uñas, arrastrando todo rastro de la despedida de Anne, de la calidez de su beso y del labial, se detuvo sobre la piel tensionada de su clavícula.

Adam empuño sus manos, limitándose a permanecer quieto y a desechar las ideas de retenerla por las muñecas, ninguna mujer se habría atrevido a tratarlo de esa manera, al menos no fuera de algún juego de seducción y él quería saber hasta donde llegaría todo aquello, anhelaba verla perder el control, enfadarse talvez y darle una bofetada por haberla atrapado en aquel espacio tan privado, pero no. Ella se veía... sorprendida?

"¿juzgado mal?"

Basteth escapa de aquella cercanía y se dirige hacia el ventanal con movimientos gráciles. El sol brilla con más fuerza, ya casi era medio día y ella tienta al destino ocultando parte de su cuerpo tras las persianas a medio cerrar. Algo arriesgado e impropio para su raza y él lo sabe, por lo que apurando sus pasos la rodea con un brazo y con el otro se apresura a girar el bastoncillo de metal que cierra de golpe todas las persianas de madera oscura,  dejando todo en silencio y nuevamente en penumbra.

-¿eres consciente de lo que estás haciendo, pequeña chupasangre?

Mencionó en un susurro, mientras la apretaba contra su cuerpo y la persiana de madera. Quería castigarle por hacerlo sentir de esa manera, por haber encendido la mecha de su cuerpo sin pedirle consentimiento. Por haber osado remover emociones aparentemente inexistentes en su interior. Nunca antes aquel deseo le había poseído de esa forma y comprendía que dejar que la energía se dispersara en un acto decidido no era lo conveniente para él ni para Basteth.

Le soltó despacio intentando con ello el calmar aquella implosión calurosa en su interior. La volteó y se metió en el misterio de sus ojos. Miró las ondas de su cabello azabache, brillantes como si fueran tela fina; su cuerpo esbelto y espigado y su piel nívea, que tentaba a ser tocada. Él mordería su lengua, quemaría sus manos y hasta sería capaz de clavar estacas en sus propios ojos. La pasión era traicionera y poco faltaba para pisar el peldaño hacia el precipicio de lo intolerable. Se maldijo en todas las lenguas que conocía.

- estás tentando lo imposible, deja de jugar conmigo...es en serio.
avatar
Adam Meissner
Cazador
Cazador

Masculino Cantidad de envíos : 66
Puntos : 13913
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 11/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Resolviendo incógnitas / Anne Meissner - Basteth Kadesh

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.